irse a pique


Búsquedas relacionadas con irse a pique: irse a freír espárragos
Traducciones
Ejemplos ?
Volvió a reclamar su corona el Príncipe; pero el diablo, que, como todos los que no son buenos, cumple tarde y mal lo que promete, le replicó: -No la obtendrás, si no me entregas en cambio una sortija que hace quinientos años a un ascendiente tuyo se le cayó en el mar al irse a pique el barco que mandaba en un combate.
Ya antes había oído al carpintero de él decirle al capitán que la proa se sumergía y había prevenido a este último que si había abierto espiche lo dejaría irse a pique con su buque.
Fuéronse entrando poco a poco, y de industria los dejó llegar Ricaredo, hasta tenerlos a gusto de su artillería, la cual mandó disparar a tan buen tiempo que con cinco balas dio en la mitad de una de las galeras con tanta furia que la abrió por medio toda. Dio luego a la banda y comenzó a irse a pique, sin poderse remediar.
Las dificultades eran especiales para el Magdalena y el Palomo, que sólo contaban con dos anclas, ya que las otras dos las dejaron en el puerto de Santoña. El temporal destrozó el casco del Magdalena y no tardó en irse a pique.
Tom le dice que no es cierto y, ante el asombro de todo el mundo, logra bajar el brazo y sentarse. Es entonces cuando la credibilidad de Simon comienza a irse a pique.
A partir de este momento y a lo largo de la década, la formación queda tocada: devanéos por caminos que les separan de sus raíces, cambios constantes en sus filas y un recrudecimiento en la relación de los miembros originales, hace que el barco esté a punto de irse a pique.
Regresó a Cádiz el 1 de octubre de 1779 con graves daños, incluidas unas vías de aguas por las que estuvo a punto de irse a pique.
Luchó en la Guerra Civil Española en el bando nacional y en una ocasión se desplazó a nado hasta un submarino del bando republicano con una bomba de fabricación casera, que lo hizo irse a pique.
El capitán Cook creyendo erróneamente que el transatlántico no tardaría en irse a pique ordenó el abandono del buque lo que se tradujo en pánico generalizado y desorden en bajar los botes ocasionando más víctimas.
Oído el cañoneo por Brown, marchó a la zona del combate, izó su señal de "Es preferible irse a pique que rendir el pabellón" y enfrentó a un enemigo que lo triplicaba en potencia de fuego, trabándose la lucha al atardecer del 29 y continuando durante las primeras horas de la noche, para reanudarse al amanecer del siguiente día.
Todo, sin embargo, estuvo a punto de irse a pique cuando Kurt, vestido con su uniforme de las SS., asistió en noviembre de 1941 al funeral de su hermano Alfred y fue reconocido en la ceremonia por uno de los miembros del tribunal del partido que le había sancionado, quien informó a los Servicios de Seguridad.
El buque de Brown soportó un intenso cañoneo y el Almirante que instantes previos al combate había comunicado a los suyos esta consigna: "Es preferible irse a pique antes que rendir el pabellón", se ve obligado a abandonar la "25 de Mayo" que fue remolcada a Buenos Aires y siguió la batalla a bordo del bergantín "República".