iris


También se encuentra en: Sinónimos.

iris

(Del lat. iris < gr. iris, arco iris.)
1. s. m. Arco formado por bandas con los colores del espectro solar, que aparece por la refracción y reflexión del sol en las gotas de agua llovía y hacía sol y pudimos ver el iris. arco iris
2. ANATOMÍA Disco de distintos colores, entre la córnea y el cristalino, en cuyo centro está la pupila del ojo sufre una lesión ocular en el iris.
3. MINERALOGÍA Ópalo noble, mineral.
4. PESCA Mosca artificial que sirve de cebo para pescar.
5. iris de la paz 1. Persona que logra calmar discordias. 2. Acontecimiento que influye para la terminación de algún disturbio.
NOTA: En plural: iris

iris

 
m. anat. Diafragma musculoso, opaco y contráctil, situado delante del cristalino del ojo. Regula la cantidad de luz que penetra en el ojo de los vertebrados.
mineral. Ópalo noble.

Iris

 
mit. Joven mensajera celeste, hija de Taumante y Electra, personificación del arco iris.

iris

(i'ɾis)
sustantivo masculino
disco del ojo en cuyo centro se encuentra la pupila Tiene el iris entre verde y gris.
Traducciones

iris

Iris

iris

iris

iris

duhovka

iris

iris

iris

silmän värikalvo

iris

šarenica

iris

アヤメ

iris

홍채

iris

iris

iris

iris

iris

íris

iris

iris

iris

ม่านตา

iris

iris

iris

mống mắt

iris

虹膜

iris

虹膜

iris

איריס

iris

SM INV
1. (Anat) → iris
hacer un iris (LAm) → to wink
2. (Meteo) → rainbow

i·ris

m. iris, contractile membrane situated between the lens and the cornea in the aqueous humour of the eye which regulates the entrance of light.

iris

m (pl iris) iris
Ejemplos ?
Y no es que fuera un defensor de los pobres que caían victimados por el felino, sino que le encantaba echarse sus bocadillos de iris, pupila y cornea.
Ésta parió a la veloz Iris y a las Harpías de hermosos cabellos, Aelo y Ocípeta, que con sus rápidas alas compiten con las ráfagas de los vientos y con las aves; pues ya se lanzaban por los aires.
Lejos de los dioses habita un espléndido palacio con techo de enormes rocas; por todas partes se encuentra apoyado sobre plateadas columnas que llegan hasta el cielo. Raramente, la hija de Taumante, Iris rápida de pies, frecuenta este lugar volando por los anchos lomos del mar.
Si es el mismo territorio, es el mismo río, es la misma necesidad de ambos lados, partimos el territorio en pedazos, entonces a mí se me ocurría por allá, viendo el mapa –aquí lo tengo–, fíjense, y le dije al Ministro Elías: Mira, se me ocurre una idea pensando ya en la Reforma Bolivariana, y ahí pudiéramos nosotros crear, ustedes los andinos, andinas, nos pueden ayudar mucho en esto, desde esta parte del Táchira donde está El Cobre ¿El Cobre a qué altura estará? Como a 1.000 metros, 2.000 metros, Iris, más o menos.
Te reflejas muy sereno, sobre las aguas que mecen; un sin fin de embarcaciones, que surcan, esta bahía imponente. Resaltando los colores, en una mezcla sugerente; de los tonos del “arco iris”, que se expanden vivamente.
Era una escena de una visión de Fusell, y sobre todo el resto reinaba aquella borrachera de luminoso amorfismo, aquel extraño arco iris de misterioso veneno del pozo..., hirviendo, saltando, centelleando y burbujeando malignamente en su cósmico e irreconocible cromatismo.
Y mientras guarde conmigo este místico amuleto, de mi fe será en secreto el indestructible imán: la enseña de mi fortuna, el iris de mi esperanza, de mi cierta venturanza el seguro talismán.» Nada entendió Federico de esta arenga inesperada, sin duda no entendió nada, pero con asombro vió que en vez de volver Genaro a su acceso de locura, con mano firme y segura su mazo y cincel asió.
Ya es una Náyade errante, ya una Venus hechicera, ya la Aurora fugitiva flores derramando y perlas, ya el Iris tornasolado y ya la Fortuna inquieta.
VALPARAISO, CIUDAD DE ENSUEÑOS Existe en Chile un "anfiteatro", hechos de casas y ensueños; de Arco Iris de colores, que miran a mar abierto.
ya la enseña sagrada, la enseña del Arco-iris tremula victoriosa de uno al otro confín desde el Maule apacible hasta la opulenta Shiria enardecen las notas del triunfante clarín.
II Feliz tú que, durmiendo sin dolores, ves quizá suspendidos en gasa de vapores, abrillantados ángeles vestidos de un iris virginal con los colores.
¡Qué bien se ve todo el mundo por el cristal de las lágrimas! Los caminos están frescos, los campos verdes de agua; hay un iris en las cosas, que me las llena de gracia.