inversionista

(redireccionado de inversionistas)
También se encuentra en: Sinónimos.

inversionista

adj./ s. m. y f. ECONOMÍA Que invierte o dispone de dinero para invertir las medidas del gobierno intentaban estimular a los inversionistas extranjeros.
Sinónimos

inversionista

adjetivo y cosustantivo masculino
Traducciones

inversionista

investitore

inversionista

Investor

inversionista

investisseur

inversionista

investidor

inversionista

المستثمر

inversionista

Инвеститор

inversionista

投资者

inversionista

投資者

inversionista

Investor

inversionista

投資家

inversionista

투자자

inversionista

Investerare

inversionista

SMF (Com, Fin) → investor
Ejemplos ?
Y los inversionistas verán que tenemos tremendas ventajas para ser una base exportadora, no solamente hacia el TLC sino a muchos mercados en el mundo.
La justificación verdadera de esta medida que lesionaba tan cuantiosos intereses y que podía provocar una gran desconfianza en los inversionistas, así como serios trastornos en el comercio, fue expuesta por los respectivos tribunales declarando que obedecía a una razón superior de interés público, porque de no haber sido adoptada, se hubiera provocado una dislocación en la economía nacional.
Quebró el país pues. Ahora en una economía dinámica esta, inversionistas privados, empresarios verdaderos vengan a trabajar. Yo vuelvo a insistirles, no se dejen meter aquí en la cabeza el cuento ese del coco, que vamos a expropiarles, no, no, no, lo que queremos es trabajar juntos, y nunca me canso de insistirle, bueno a Nicolás, ahora vicepresidente, a los vicepresidentes económicos Giordani, aquí está Menéndez, continuar, Edmée Betancourt, todos, haciendo reuniones, mesas de trabajo, mesas ¿cómo se llama?
¿Por qué cayó la Bolsa? Los inversionistas financieros reprobaron el nuevo gabinete. Lo consideraban "inexperto" y recriminaban la ausencia de Pedro Aspe en la cartera de Hacienda.
En las luchas sostenidas por los pueblos para lograr su transformación social se han lesionado los intereses de los inversionistas nacionales y extranjeros por actos inevitables del Poder Público, que en ocasiones no han traído aparejada la compensación inmediata, ni siquiera la posterior y sin embargo, su conducta ha sido lícita si se atiende a los intereses superiores que han tratado de servir.
De ahí que sectores de la economía como las actividades exportadoras, las que compiten con importaciones y el turismo, ganarán en rentabilidad y se harán más atractivas a los inversionistas fomentando la creación de empleos.
Así, en las horas difíciles de ese 20 de diciembre subastaron 600 millones de dólares de Tesobonos, y los inversionistas los tomaron bien, pues compraron 416 millones.
El que hayan venido capitales a México y que eso nos haya ayudado a pagar por las importaciones de materias primas y de bienes de capital no es en sí mismo malo, lo malo fue el exceso; el que creciera tanto la cuenta corriente, así como el que nuestro país se haya visto sacudido por varios hechos lamentables que minaron la confianza y que los capitales se hayan hecho más escasos también en el exterior, hizo crecientemente difícil que continuaran viniendo esos capitales a compensar el déficit. De hecho muchos de los inversionistas que llegaron en años anteriores empezaron a retirarse en 1994.
El problema de los Tesobonos no provino sólo de su monto, el cual, por cierto, era anunciado públicamente cada vez que se hacía una emisión; se derivó también de que los inversionistas extranjeros le perdieron la confianza a ese instrumento y a todos los demás después de la devaluación del 20 de diciembre.
Otra manifestación palmaria de la deformación en que se incurrió afectando el sistema de concesiones fue la de que los prestadores de ese servicio se transformaron en inversionistas industriales y comerciales.
c) No obstante que la prestación de los servicios bancarios estaba regulada por el sistema de concesiones otorgadas por el Estado, la mayor parte de los titulares se habían transformado en inversionistas, en socios capitalistas de empresas industriales y comerciales.
El Programa de Emergencia Económica será aplicado con toda determinación a fin de restaurar cuanto antes la plena confianza de los inversionistas nacionales y extranjeros en las perspectivas de crecimiento con estabilidad financiera de la economía mexicana.