Ejemplos ?
¿Yo que no tengo el diálogo oportuno de Inarco, ni su sal para la escena, ni el aura injusta y popular de alguno? Aunque haga una comedia mala o buena, si no entiendo del teatro las intrigas, ¿cuándo a pública luz saldrá mi vena?
La fe activa, militante, conquistadora, fue nuestro móvil, la cual creó en breve sus propios instrumentos de acción: ejércitos y armadas, grandes políticos y diplomáticos; todo esto apareció sin saber cómo en una nación oscura y desorganizada, que algunos años antes, en el reinado de Enrique IV, era un semillero de bajas intrigas.
-Ahí tengo un prólogo empezado para una obra que pienso escribir, en el cual trato de decir modestamente que no aspiro al título de sabio; que las largas convulsiones políticas que han conmovido a la Europa y a mí a un mismo tiempo, las intrigas de mis émulos...
No quedaron exentos los propios conquistadores, que por intrigas, envidias, y traiciones fueron “desplazados” del botín, por los colonizadores.
Bella es la acción unida del Partido Revolucionario Cubano, por la dignidad, jamás lastimada con intrigas ni lisonjas ni súplicas...
Aquéllos fueron profesores, escritores, amigos del libro y la idea. Estos eran, y son, abogados, negociantes, aficionados a mínimas intrigas.
En los siguientes numerales se desarrolla el procedimiento de convocatoria; mientras tanto, el Brigadier Gabino Gaínza, funcionario español, nombrado por España para gobernar la Capitanía General de Guatemala, dice el texto, “continúe con el gobierno superior político y militar”, es decir, que no hubo ninguna independencia, y mas bien fue una maniobra para aplacar las exigencias populares y ganar tiempo para sus intrigas palaciegas.
Yo decía que si esos hombres algún día pesasen en la opinión pública más que nosotros, y lo lograsen porque mientras nosotros trabajamos ellos urden y traman sus intrigas; si los Otto Meruelos y los Díaz-Balart, disfrazados hoy de demócratas, pero que le están tratando de hacer el mismo daño a la Revolución que ellos le hicieron bajo la tiranía —porque aquellos defendían la tiranía contra la Revolución y estos parecen combatir la Revolución como si deseasen que regresase la tiranía—; si lograran quitarle a la Revolución el respaldo mayoritario que tiene de opinión pública, entonces conmigo que no cuenten, que yo no satisfago ningún placer desde ninguna posición del poder, porque para mí esto es un sacrificio.
El triunfo de la sonrisa Capítulo I Blanca Estrella y Dulce Trino eran dos buenas princesas que poblaban hace tiempo el reino de las Tristezas. Y es que el cruel de Don Blasfemo con sus intrigas terribles había dicho que ser triste es mejor que estar risibles.
Los ataques velados que se están haciendo, las intrigas que se están urdiendo, son otras tantas piedras que se nos ponen en el camino en el momento en que necesitamos mantener más alta la fe y la unidad del pueblo (APLAUSOS).
Estos individuos que con su conducta inmoral han traicionado a la Revolución y al propio general Calles dirigen andanadas de intrigas en contra del Gobierno al sentir que pierden sus posiciones de lucro.
El ejemplo más claro, resultó el propio Hernán Cortés, quien después de muchas intrigas y un juicio muy largo, tuvo un final infeliz.