intrépido

(redireccionado de intrépidos)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con intrépidos: efusivo, locuaz

intrépido, a

1. adj. Que emprende o se enfrenta con valor a situaciones peligrosas el intrépido escalador alcanzó la cima. arrojado, valiente
2. Que actúa o habla sin reflexión tus intrépidos actos nos acarrearán problemas. irreflexivo

intrépido, -da

 
adj. Que no teme los peligros.
fig.Que obra sin reflexión.

intrépido, -da

(in'tɾepiðo, -ða)
abreviación
1. persona que enfrenta sin temor situaciones peligrosas un montañista intrépido
2. característica que es propia de estas personas Tenía un espíritu intrépido.
Sinónimos
Traducciones

intrépido

dobrodružný

intrépido

risikovillig

intrépido

abenteuerlustig

intrépido

seikkailunhaluinen

intrépido

aventureux

intrépido

pustolovan

intrépido

冒険好きな

intrépido

모험을 좋아하는

intrépido

avontuurlijk

intrépido

eventyrlysten

intrépido

śmiały

intrépido

aventureiro

intrépido

äventyrlig

intrépido

ชอบผจญภัย

intrépido

mạo hiểm

intrépido

历险性的

intrépido

ADJintrepid
Ejemplos ?
¡Haced el amor muchachos y muchachas adorables! El amor os hace intrépidos y os permite ser muy honorables. ¡Míradme, muchachos y dejadme complaceros!
—Bien, ésos los hemos puesto para dar temor a todos los intrépidos insolentes como tú, adolescente fantoche, que desean entrar a nuestra morada.
Mancilla los llama intrépidos en un discurso en que asegura que el automovilismo significa la exploración del país, de sus riquezas y encantos naturales.
Según esto, en favor de los varones buenos es el ser muy versados entre cosas formidables, para que se hagan intrépidos, sufriendo con igualdad de ánimo las cosas que no son de suyo malas sino para el que las sufre mal.
Por eso, al caer en manos de Azafrán, el astuto, el mapa de su localización, pensó reunir a diversos intrépidos que lo siguieran para que lo ayudaran a rescatar el arca de plata que contenía el ambicionado tesoro.
Todos los jugadores de frontón de la ciudad y un gran número de espectadores nos siguieron gritando de alegría. Los vigorosos caballos que nos llevaban apenas podían mantener su paso entre aquellos intrépidos catalanes.
Y los que mares de fuego intrépidos apagaron, y muros de bayonetas hundieron en un amago, del español patriotismo a los encendidos rayos, al hierro de los bisoños, al tiro de los paisanos no osan resistir.
Las circunstancias de un país recién conquistado, cuya población se componía de jefes intrépidos y ambiciosos, de soldados feroces y deseosos de sacudir la disciplina que los había hecho dueños del suelo que pisaban, y de naciones bárbaras y sumisas que reclamaban las luces de la religión y los auxilios de la política, eran obstáculos que no podía vencer Osorio con la sola investidura de gobernador; pero su conducta le había granjeado de tal modo la confianza del Ayuntamiento de Caracas, que le propuso sujeto de su satisfacción para solicitar en la Corte las facultades que faltaban a sus filantrópicos deseos.
E., doscientos de nuestros intrépidos Granaderos, que marcharon de dicho centro en socorro de la división que se estaba batiendo con el enemigo en virtud del aviso que a este efecto inmediatamente se comunicó, para que hubiésemos enteramente acabado y talvez concluido la campaña con la total ruina de este pirata.
Si hubiese vivido en aquellas edades antiguas en que la sencillez sabía admirar las virtudes, ¡cuántos ingenios se hubiesen disputado la gloria de celebrar una esposa que, olvidando su debilidad, despreciando el mar, tan temible hasta para los más intrépidos, entrega su cabeza a los peligros por una sepultura, y ocupada completamente en los funerales de su esposo, no piensa en los suyos!
Las cavas ya quedan llanas, De cadáveres cubiertas, Desploman las barbacanas, Tiemblan las ferradas puertas Y doblando crudamente Sus intrépidos ardores Se fieren a manteniente Sitiados y sitiadores.
Mas, cuando ya a batirse en retirada toda la hueste mora a par se mete, de suerte huyendo rota y desmadrada que no se habría de ella hecho otro flete; hacen Gradonio y Falsirón entrada, que ya otras veces vieron igual brete, y Balugante y Serpentín feroces, y Ferragús, que increpa a grandes voces: «¡Oh guerreros intrépidos, oh amigos, oh hermanos, resistid en vuestro puesto, que obra vana urdirán los enemigos, si no faltamos al deber impuesto!