intencionado


También se encuentra en: Sinónimos.

intencionado, a

1. adj. Que se hace de manera deliberada su error fue intencionado; un accidente intencionado. deliberado, premeditado
2. Que se hace con una intención oculta o encubierta sonrisas intencionadas.

intencionado -da

 
adj. Que tiene alguna intención.

intencionado, -da

(intenθjo'naðo, -ða)
abreviación
1. persona que tiene voluntad de hacer algo un hombre bien intencionado
2. que fue hecho o dicho de manera deliberada una ofensa intencionada
Sinónimos

intencionado

, intencionada
Traducciones

intencionado

deliberate

intencionado

úmyslný

intencionado

forsætlig

intencionado

absichtlich

intencionado

tahallinen

intencionado

délibéré

intencionado

promišljen

intencionado

intenzionale

intencionado

故意の

intencionado

고의적인

intencionado

doelbewust

intencionado

bevisst

intencionado

rozmyślny

intencionado

intencional, proposital

intencionado

avsiktlig

intencionado

ซึ่งทำอย่างรอบคอบ

intencionado

kasıtlı

intencionado

cố tình

intencionado

故意的, 故意

intencionado

умишлено

intencionado

故意

intencionado

ADJ
1. (= deliberado) → deliberate, intentional
2. bien intencionado [persona] → well-meaning, well-intentioned; [acto] → well-meant, well-intentioned
3. mal intencionado [persona] → ill-meaning, hostile; [acto] → ill-meant, ill-intentioned
Ejemplos ?
La Conferencia puso de relieve este equívoco intencionado mediante sus dos resoluciones sobre la política proletaria y sobre las secciones sectarias.
Un retraso intencionado en el cumplimiento de una obligación supone un incumplimiento parcial, que puede provocar perjuicios más o menos graves en el acreedor, y como tal incumplimiento es tratado en los diferentes ordenamientos jurídicos.
Hacer un proyecto para construir un objeto-lenguaje, por tanto, deviene una guía de actividades que permite cumplir los propósitos de la asignatura de español de un modo consciente e intencionado, además de vincularse con otras áreas del saber.
El hisopo nos arroja de cuando en cuando algún asperges inofensivo aunque mal intencionado; el sable nos quebranta diariamente los huesos o nos desangra las venas.
Felizmente, la experiencia diaria nos enseña que no basta un silogismo para detener un ataque alevoso, ni que dos beligerantes deponen las armas porque un mediador bien intencionado les predica las excelencias del arbitraje.
Mientras don Cosme Bueno, el hombre de más ciencia que por entonces poseía el Perú, formulaba su informe, era este asunto el tema obligado de las tertulias, y en la mañana del 22 de noviembre un ocioso o mal intencionado esparció la voz de que a las cuatro de la tarde iba Cárdenas a volar, por vía de ensayo, desde el cerro de San Cristóbal a la plaza Mayor.
Manantial de anhelos hundidos, en un charco o alcantarilla; estancados en callejuelas, que no encuentran la salida. Abismo de un abandono, mancillados por la avaricia; del actuar mal intencionado y de políticas mal habidas.
Pasando por alto que á La Mar, (página 184) lo llama á todas luces inepto; que de Riva-Agüero dice que nunca oyó sil- bar una bala, y que, sin embargo, fué gran mariscal; y que unos picaros de aquí y otros picaros de allá, poseedores de títulos de la antigua deuda española, fueron los promovedores de la toma de las islas de Chincha en 1864, y otras difama- ciones calumniosas ó inconvenientes en un texto, contraigá- mosnos sólo á lo más culminante' é intencionado, por la ten- dencia y espíritu que en el historiador dominan.
En vano todos los poetas sevillanos se arremolinaron pi- diendo gracia para su camarada, llevando la voz el noble y famosísimo dramático don Juan de la Cueva, quien presentó al Asistente, por ia de memorial, este soneto, menos bueno que bien intencionado: No des al febeo Alvarez la muerte i oh gran don Bernardino!
Fundamos, en conclusión, un periódico para todos los buenos valencianos; sus columnas les ofrecen lugar para el decoroso debate de los intereses públicos: la gloria de los resultados que pueda obtener nuestra empresa será de los que se dignen acudir a nuestro bien intencionado llamamiento.
Pero si bien los toros han perdido su primitiva nobleza; si bien antes eran una prueba del valor español, y ahora sólo lo son de la barbarie y ferocidad, también han enriquecido considerablemente estas fiestas una porción de medios que se han añadido para hacer sufrir más al animal y a los espectadores racionales: el uso de perros, que no tienen más crimen para morir que el ser más débiles que el toro y que su bárbaro dueño; el de los caballos, que no tienen más culpa que el ser fieles hasta expirar, guardando al jinete aunque lleven las entrañas entre las herraduras; el uso de banderillas sencillas y de fuego, y aun la saludable costumbre de arrojar el bien intencionado pueblo a la arena los desechos de sus meriendas...
Como un mal intencionado león acomete al rebaño de cabras o de ovejas, cuyo pastor esta ausente; así el hijo de Tideo se abalanzaba a los tracios, hasta que mató a doce.