insurrecto

(redireccionado de insurrectos)
También se encuentra en: Sinónimos.

insurrecto, a

(Del lat. insurrectus.)
adj./ s. Que se rebela contra la autoridad encarceló a todos los insurrectos y sus cómplices. insurgente, rebelde sumiso

insurrecto -ta

 
adj.-s. Levantado o sublevado contra la autoridad pública; rebelde.

insurrecto, -ta

(insu'rekto, -ta)
abreviación
1. que se subleva contra una autoridad un partido insurrecto
2. persona que se subleva contra una autoridad un ensayista insurrecto

insurrecto, -ta


sustantivo masculino-femenino
persona que se subleva contra una autoridad Un grupo de insurrectos tomaron un edificio público como medio de protesta.
Sinónimos

insurrecto

, insurrecta
adjetivo
insurgente, sublevado, faccioso, rebelde, insumiso, insubordinado. sometido, sumiso.
Insurrecto se emplea, generalmente, para designar a los que están en lucha con su gobierno.
Traducciones

insurrecto

insorto, rivoltoso

insurrecto

/a ADJ & SM/Frebel, insurgent
Ejemplos ?
La lástima es que con este relevo no se concluye de exterminar a los insurrectos y que, si ustedes me apuran un poco, con la ida del Caballero de Rodas queda la cuestión en el punto en que se hallaba con la presencia en Cuba del general Dulce.
Y hay jefes sentenciados a presidio por cebarse en cadáveres de insurrectos, –y los ha habido indultados por presentar en la mesa partes de un cuerpo de insurrecto mutilado, –y tantos horrores hay que yo no los quiero recordar a la República, ni quiero decirles que los estorbe, –que son tales y tan tremendos, que indicarle que los ha de corregir es atentar a su honor.
Hé aquì dichas razones: 1.a "La mayoría pacífica y leal, que no desea otra cosa sino la aceptacion de la autoridad americana, quedarà por la independencia á merced de los insurrectos armados." La mayorìa pacífica y leal Filipina, como la de todos los pueblos de la tierra, no desea otra cosa sino la tranquilidad, para lo cual adoptan el sistema de mostrar buena cara con todos, sin perjuicio de guardar allá en el fondo de su corazon el preciado tesoro de sus ilusiones.
Diego de Mendoza, derrotado por los insurrectos en Gandía; socorrió a Játiva, Albaida y Alcira; recuperó á Valencia, y obtuvo, en virtud de estos méritos, su incorporación a la corona de Castilla.
Dicha mayorìa, en los pueblos ocupados por las fuerzas americanas, no estàn à merced de los insurrectos armados, pero si á merced de los ladrones armados.
No hay que hacerse ilusiones: una victoria efectiva de la insurrección sobre las tropas en la lucha de calles, una victoria como en el combate entre dos ejércitos, es una de las mayores rarezas. Pero es verdad que también los insurrectos habían contado muy rara vez con esta victoria.
Durante todo el tiempo de su dominación, mientras en el proscenio se representaba para el respetable público la función solemne, al fondo de la escena tenían lugar inmolaciones ininterrumpidas: las continuas condenas en Tribunal de guerra de los insurrectos de Junio cogidos prisioneros o su deportación sin formación de causa.
Estos se guardaban antes de dejarse ver en los poblados, porque temían à aquellos. ¿Qué insurrectos y ladrones son una cosa? Asi lo creen los americanos, porque no conocen al pueblo filipino y por que les conviene.
No le gustaba mucho el mantenimiento obstinado del ministerio, a pesar de sus distintos votos de censura; tampoco le gustaba mucho el intento de ganarse el favor de los suboficiales con un aumento de veinte céntimos diarios y el favor del proletariado con un plagio de "Los Misterios de París" de Eugenio Sue, con un Banco para préstamos de honor; ni, finalmente, la desvergüenza con que se hacía que los ministros propusieran la deportación a Argelia de los insurrectos de Junio que aún quedaban, para echar sobre la Asamblea Legislativa la impopularidad en gros Al por mayor.
¿Te acuerdas? Mira: éste es K, el que denunciaba al Gobierno a los insurrectos que curaba en el hospital. Eran tiempos de motines.
Al comandante del yate le comuniqué esta conversación con los insurrectos y le supliqué reclamara nuestra gente, lo que me prometió, enviando al efecto un destacamento con bandera.
Su verdadero nombre es doña Marcela Gutiérrez de los Olivares, por ser viuda del teniente de la clase de sargentos, del mismo apellido, muerto en Cuba un año ha, a manos de los insurrectos.