insultante

(redireccionado de insultantes)
También se encuentra en: Sinónimos.

insultante

adj. Que insulta palabras insultantes; superioridad insultante.

insultante

 
adj. Díc. de las palabras o acciones con que se insulta.

insultante

(insul'tante)
abreviación
que constituye una ofensa o se interpreta como tal Me hizo unos reproches insultantes.
Sinónimos
Traducciones

insultante

offensive, abusive

insultante

فاحِش

insultante

hrubý

insultante

brutal

insultante

beleidigend

insultante

loukkaava

insultante

injurieux

insultante

pogrdan

insultante

ingiurioso

insultante

人を罵倒する

insultante

욕설을 퍼붓는

insultante

grof

insultante

støtende

insultante

obelżywy

insultante

abusivo, insultar

insultante

smädlig

insultante

ดูถูก

insultante

nhục mạ

insultante

侵犯性的, 侮辱

insultante

侮辱

insultante

ADJinsulting
Ejemplos ?
Los vasallos infelices del Padre Santo, que hallan exterminio o servidumbre en quien amparo esperaban, y que en la paz adormidos, y en la ciega confianza que los tratados infunden y da una regia palabra, ni pueden hacer defensa ni en ella salud hallaran, que numerosas y fuertes son las fuerzas de la Francia, y a merced de sus guerreros dejan haciendas y fama, sin quedarles más recurso que lágrimas y plegarias: lágrimas que el duro pecho de Carlos feroz no ablandan, plegarias a que responden insultantes carcajadas.
A veces se publican como respuesta a un cebo (en inglés " flamebait "), un mensaje provocativo, pensado especialmente para generar respuestas insultantes.
Se entrevé aquí una serie de palabras insultantes: jirafa (por la división de la palabra alemana Giraffe en Gir-affe, siendo Affe (mono) un insulto corriente), cochino, cerda, perro.
¡Diabólico senado, Medrosa, horrible ilusión, Ver tanto esqueleto armado En torno un rey convocado —Al dintel del panteón! Y si vagaran errantes Ensordeciendo la tierra, Combatiéndose pujantes, Con clamores insultantes Pregonando su impía guerra… ¡Ah!
Pensaste también que al atacar a tu propio padre con cartas horribles, telegramas ofe nsivos y postales insultantes estabas realmente librando batallas por tu madre, sosteniendo su causa y vengando las ofensas y sufrimientos, sin duda terribles, de su vida matrimonial.
Lo único que se te ocurrió (aparte, naturalmente, de escribirle cartas y telegramas insultantes) fue comprar una pistola ridícula que se dispara en el Berkeley en circunstancias que desatan un escándalo mayor de cuantos llegaran nunca a tus oídos.
Que las blasfemias más insultantes, las obras más ateas sean autorizadas plenamente en seguida, a fin de acabar de extirpar en el corazón y en la memoria de los hombres esos terribles juguetes de nuestra infancia; que se saque a concurso la obra más capaz de iluminar por fin a los europeos en materia tan importante, y que un premio considerable, discernido por la nación, sea recompensa de quien, habiendo dicho todo, habiendo demostrado todo sobre esta materia, deje a sus compatriotas una guadaña para derribar todos esos fantasmas y un corazón recto para odiarlos.
Era indispensable que desde ahora comenzara a ser el punto del interés público. Quizá por ello adoptaba en cualquier lugar poses insultantes que muchas veces terminaban en escándalos.
Llenos, primero, los versos, de saludos amables y de alabanzas excesivas, pronto resbalaron en alusiones irritantes, contestadas con enojo contenido, en ese lenguaje pintoresco que para el que lo entiende, hace más hirientes las agudezas; hasta que subiendo de tono, se cruzaron desafíos insultantes...
Porque si hay libertad en Cuba, si ellos pueden hablar hoy en los tribunales, si pueden sacar declaraciones insultantes en los periódicos, declaraciones mentirosas —porque pedían garantías para el ejercicio de su profesión y, ¿quién los molestó?
-¡Chis!, ¡chitón!, ¡silencio!, ¡esas toses! -gritaba, y clavaba unos ojos insultantes en un pacífico espectador que buscaba su butaca inútilmente cerca de las nuestras.
Pocas palabras se cambiaron, amenazadoras, insultantes; se deslizó del carro el tropero, echando sigilosamente la mano a la cintura, y antes que el jinete hubiera podido ni sospechar su intención, le hundió en el vientre la cuchilla.