institutriz


También se encuentra en: Sinónimos.

institutriz

(Del fr. institutrice, maestra de primeras letras.)
s. f. ENSEÑANZA Mujer encargada de la educación o instrucción de uno o varios niños de una familia.
NOTA: En plural: institutrices

institutriz

 
f. Maestra encargada de la educación e instrucción de uno o varios niños, en el hogar doméstico.

institutriz

(institu'tɾiθ)
sustantivo femenino
mujer encargada de la educación particular de un niño contratar una institutriz inglesa
Sinónimos

institutriz

sustantivo femenino
tutora, educadora, preceptora, aya.
Traducciones

institutriz

governess

institutriz

Gouvernante

institutriz

gouvernante

institutriz

gouvernante

institutriz

Guwernantka

institutriz

ガヴァネス

institutriz

SFgoverness
Ejemplos ?
acha Pavletskaya, una muchachita que acababa de terminar sus estudios en el Instituto y ejercía el cargo de institutriz en casa del señor Kuchkin, se dijo, al volver de paseo con los niños: «¿Qué habrá pasado aquí?» El criado que le abrió la puerta estaba colorado como un cangrejo y visiblemente alterado.
a institutriz acababa de entrar en el dormitorio, acompañada de la doncella, que, dirigiéndose al gabinete contiguo, abría las maderas y los grifos del baño, y preparaba toallas, frascos y enseres de tocador.
La mujer del 32 tenía veinticinco años, era extranjera; había venido a España por hambre, en calidad de institutriz en una casa de la nobleza.
¡Qué bien se estaba en la cama! Y no había remedio... Madame -la institutriz era una viuda cuarentona- no transigía con esto... Bueno; ni con nada.
Sorprendida por la aparición inesperada de la institutriz, se turbó, y balbuceó: -Perdón..., he tropezado..., se ha caído todo esto...
Ahora, desde que el hijo de la institutriz se encontraba en el frente, la madre, sin hacer jamás alusión a sus angustias, vivía en perpetua tensión, y su nerviosismo se revelaba en un celo exagerado, en el más allá del cumplimiento del deber.
Él se colocó a su lado. -¿Quién era tu compañera, mascarita? ¿Tu mamá? -¡Mi institutriz...! Todavía sonrió él. ¡Institutriz! No parecía verosímil.
La institutriz, que conocía de nombre o de trato a los propietarios de la mayor parte de ellos, iba diciendo a la niña quiénes eran, y esta la escuchaba con indiferencia exclamando a cada momento cuando se paraba delante de una verja: -¡Hermosos claveles!
Sospecho que si llegase a Bouzas impensadamente algún honrado burgués madrileño, y viese a aquella mocetona sola y a caballo por breñas y bosques, diría con sentenciosa gravedad que don Remigio Padornín de las Bouzas criaba a su hija única hecha un marimacho. Y quisiera yo ver el gesto de una institutriz sajona ante las inconveniencias que la Mayorazga se permitía.
En lo más íntimo de su alma caviló mucho Poldy sobre todo esto, y urdió y tejió infinidad de historias, en su sentir bellísimas, con las que ella se deleitaba en secreto sin comunicárselas a nadie, ni siquiera a la anciana institutriz Justina que era su confidente.
«Así se acompañarán las almas del purgatorio.» Por una asociación de ideas, natural en una institutriz, del purgatorio pasó al infierno, al del Dante, y vio a Paolo y Francesca abrazados en el aire, arrastrados por la bufera infernal.
-Lisa, ¿podría usted decirme por qué se ha hecho en mi habitación... un registro? -preguntó la institutriz. -Se ha perdido un broche de la señora..., un broche que vale dos mil rublos...