insípido

(redireccionado de insípida)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con insípida: inodora

insípido, a

(Del lat. insipidus.)
1. adj. Que no tiene o tiene poco sabor hoy has hecho el café insípido. desaborido
2. Que no tiene gracia o interés la comedia me pareció bastante insípida. insulso, soso sabroso

insípido, -da

 
adj. Falto de sabor.
fig.Falto de gracia, soso.

insípido, -da

(in'sipiðo, -ða)
abreviación
1. que no tiene sabor sopa insípida
2. que no tiene gracia o interés un muchacho insípido
Sinónimos

insípido

, insípida
adjetivo
desabrido, insustancial, insulso, desaborido*, soso.
«Insípido es lo que no tiene sabor; desabrido es lo que no tiene el sabor que corresponde a su naturaleza.»
José Joaquín de Mora
Traducciones

insípido

insipide, fade

insípido

fade, geschmacklos

insípido

تَفِه

insípido

nevkusný

insípido

smagløs

insípido

mauton

insípido

neukusan

insípido

味のない

insípido

맛없는

insípido

smakeloos

insípido

smakløs

insípido

niesmaczny

insípido

insípido

insípido

smaklös

insípido

ไม่มีรสนิยม

insípido

vô vị

insípido

没味道的, 无味

insípido

無味

insípido

ADJ [comida] → insipid, tasteless; [espectáculo, persona] → dull, tedious
Ejemplos ?
Llámala rechoncha si está llena de carnes; si es morena, califícala de negra, y puedes notar de flaca a la que alardea de su esbeltez; si no te ofenden sus toscas maneras, tenla por desvergonzada, y si aparece modesta, despréciala por insípida.
9.50. Buena es la sal; mas si la sal se vuelve insípida, ¿con qué la sazonaréis? Tened sal en vosotros y tened paz unos con otros.
Abel, y eso que eran aquellos dos buenos mozos del año sesenta, inseparables amigos desde la juventud, alegre o insípida, según se trate de don Joaquín o de D.
No; al teatro vamos a ver reproducidas las sensaciones que más nos afectan en la vida, y en la vida actual ni el poeta, ni el actor, ni el espectador tienen ganas de reírse; los cuadros que llenan nuestra época nos afectan seriamente, y los acontecimientos en que somos parte tan interesada no pueden predisponernos para otra clase de teatro; de aquí que no se darán comedias de Molière y Moratín, intérpretes de épocas más tranquilas y sensaciones más dulces, y si fuera posible que se hicieran, no nos divertirían; y en eso nuestra época se parece al borracho, a quien de resultas del vino atormenta la sed, y que no puede apagarla sino con vino, porque el agua le parece insípida cuando el deseo engañador le conduce a gustarla.
No te cito más trabajos de la compañía, porque, sobre ser muchos, todos van a conciencia y no sé por cuál decidirme; además, esta carta se va haciendo tan larga como insípida, y yo necesito descansar, y descansar mucho, porque no es poco lo que aún me resta por andar.
Entretanto, la vegetación iba tomándose gris y quebradiza. Incluso las flores, cuyos colores habían sido tan extraños, se volvían grises ahora, y la fruta era gris y enana e insípida.
Entretanto, la vegetación iba tomándose gris y quebradiza. Incluso las flores, cuyos colores hablan sido tan extraños, se volvían grises ahora, y la fruta era gris y enana e insípida.
Pérez había notado también que Álvarez despreciaba o fingía despreciar a la multitud insípida y que miraba con rencor y desfachatez al canónigo que presidía la mesa.
A la insípida existencia propia, Romana sustituyó la ajena; careciendo de afectos, recogió con avidez los que no la pertenecían; no padeciendo disgustos ni cuidados, adoptó los de Ignacia; la escasez de metálico, las inquietudes por la enferma, por el sarampión de los chiquillos, por la urgencia de vestirse de invierno...; y se acostumbró a no entrar en casa de Ignacia sin un paquetito: ropa, artículos de consumo, medicamento caro, juguete...
Éste grita: «¿Dónde está el verso, la imaginación, la chispa de nuestros antiguos dramáticos? Todo eso es frío; moral insípida, lenguaje helado; el clasicismo es la muerte del genio».
Su madre. Y aun ésa, amodorrada en una dicha insípida, no era capaz de compartir los sufrimientos de su hija. Lo mismo que había dejado marchar al hijo, la dejaría morir a ella, tranquilamente...
¡Espíritus alegres, cuán distintos De las negras terríficas visiones Del yerto septentrión, donde el fermento De insípida cebada, en las cabezas Sombras y pesadez va derramando!