inmovilista

(redireccionado de inmovilistas)

inmovilista

1. adj. POLÍTICA, SOCIOLOGÍA Que tiene relación con el inmovilismo el gobierno ha adoptado una política inmovilista.
2. adj./ s. m. y f. Que es partidario del inmovilismo los inmovilistas fueron apartados del poder; las fuerzas inmovilistas mostraron su descontento. conservador

inmovilista

 
adj.-com. Partidario del inmovilismo.
Traducciones

inmovilista

ADJ (= estancado) → stagnant; (= opuesto al cambio) → resistant to change (Pol) → ultraconservative APERTURISMO
Ejemplos ?
Tras la creación del Foro Cívico dirigido por el dramaturgo Václav Havel, dentro del Partido Comunista Checoslovaco se evidenciaron luchas de poder entre los inmovilistas como Gustáv Husák y los reformistas como Ladislav Adamec, lo que llevó a generar un clima de tensión en el país.
A finales de 1973 participó en uno de los últimos intentos de los inmovilistas por recuperar el control, la Comisión Mixta Gobierno-Consejo Nacional, disuelta poco después por Carrero Blanco.
Además del integrismo católico, el discurso antisemita es utilizado por el resto de los sectores inmovilistas del régimen franquista que observan cómo los cambios económicos, sociales y culturales que se están produciendo en los años 60 y 70 alejan cada vez a la población española de los ideales de la Cruzada del 18 de julio, además de que son conscientes del resurgimiento de la oposición antifranquista, que encuentra un apoyo inesperado entre los sectores católicos partidarios de la renovación de la Iglesia Católica aprobada por el Concilio Vaticano II.
Mientras tanto, entre los miembros de la Corporación también aparecían fuertes tensiones entre los munícipes más «rupturistas», «reformistas» e «inmovilistas», según la terminología de una época en la que los concejales aún no provenían de elecciones por sufragio universal entre los partidos políticos, sino que eran elegidos por «tercios» en lo que se denominaba «democracia orgánica».
Al gobierno de la República no lo precipitarán los impacientes ni lo detendrán los quietistas o inmovilistas; no lo desbocarán los audaces en su irracionalidad, ni lo estacionarán los timoratos en su miedo al cambio.
El Partido fijará el calendario para los actos internos de selección de candidato, de acuerdo con la experiencia que al respecto se tiene. Reiteramos: ni antes ni después, en su momento; ni nos precipitarán los impacientes ni nos retrasarán los inmovilistas.
La Iglesia local aparecía, igualmente, bajo el control de prelados inmovilistas o conservadores y, en cualquier caso, alineados con el Franquismo.
Los partidos de izquierdas fueron conscientes de que su debilidad hacía inviable la ruptura, mientras que a partir de 1976 el rey Juan Carlos I (designado por Franco como sucesor en 1969) y su equipo de confianza (fundamentalmente Torcuato Fernández Miranda y Adolfo Suárez) llevaron a cabo la reforma ideada, quedando marginados del proceso tanto los inmovilistas como los aperturistas más conocidos (Manuel Fraga o José María de Areilza).
Además debería salvar otros muchos obstáculos: convencer a la cúpula militar de la necesidad de la reforma; desalojar de las posiciones de poder a los franquistas inmovilistas; convencer a la oposición democrática de la bondad de la misma y conseguir que participara en el proceso para legitimarlo, tanto interna como internacionalmente.
Estaba integrado por antiguos aperturistas que, conforme se fueron ahondando sus diferencias con los «continuistas inmovilistas», adoptaron una postura cada vez más decididamente «reformista» al convencerse de que la única salida posible al franquismo era la democracia, pero «de imprecisos contornos» y «tutelada» desde el poder.
Se suele dividir en dos subetapas: la primera, de 1959 a 1969, caracterizada por los fracasados intentos de «apertura» del régimen y que termina con el triunfo de los «inmovilistas» encabezados por el almirante Carrero Blanco; y la segunda, de 1969 a 1975, también llamada del «tardofranquismo», que ocupa los años finales de la dictadura, marcados por el asesinato de Carrero Blanco en diciembre de 1973 y la enfermedad final del Generalísimo Franco que moriría el 20 de noviembre de 1975.
Por otro lado la formación del gobierno monocolor sería un elemento más de fractura en el seno del régimen entre «inmovilistas» y «aperturistas».