Ejemplos ?
Nunca —pienso quizá inmodestamente— he faltado a la lealtad, a los principios y a las decisiones del Partido en el que he estado agremiado de siempre; pero nunca tampoco he sobrepuesto la lealtad a ese Partido por encima de la lealtad que debo a los sagrados intereses que me han sido confiados; que a pesar de la altísima estima, de la gran consideración, efe la pasión con que veo todo lo que atañe a mi Partido, considero totalmente secundario lo que a él incumbe, si lo comparo con los intereses fundamentales de México.