ingrato

(redireccionado de ingratas)
También se encuentra en: Sinónimos.

ingrato, a

1. adj. Que olvida o desprecia los beneficios recibidos ha sido muy ingrato con su amigo. desagradecido
2. Que es desagradable o áspero qué día tan ingrato, no para de llover. desabrido
3. Que no compensa el esfuerzo tiene un trabajo muy ingrato. insatisfactorio

ingrato, -ta

 
adj. Desagradecido.
Desabrido, desagradable.
Díc. de lo que no corresponde al trabajo que cuesta.

ingrato, -ta

(in'gɾato, -ta)
abreviación
1. persona que olvida o no reconoce un favor o beneficio recibido un amigo ingrato
2. cosa que es desagradable clima ingrato
3. satisfactorio que satisface poco en relación con el esfuerzo que requiere una oficio ingrato
Sinónimos

ingrato

, ingrata
adjetivo
1 desagradecido*, olvidadizo, desconocido. fiel.
Desconocido tiene significado de ingrato en los clásicos.
ingrato
2 desagradable, áspero, desabrido, desapacible.
Se dice de aquellos trabajos cuyo resultado no resulta proporcional al esfuerzo requerido.
Traducciones

ingrato

ingrat

ingrato

ingrato

ingrato

忘恩負義

ingrato

恩知らず

ingrato

배은망덕한

ingrato

/a
A. ADJ [persona] → ungrateful; [tarea] → thankless, unrewarding; [sabor] → unpleasant, disagreeable
¡ingrato!you're so ungrateful!
B. SM/Fungrateful person
¡eres un ingrato!you're so ungrateful!
Ejemplos ?
Tú, si llorosa don han admitido las ingratas cenizas, de que llevo dulce noticia asaz, si lastimosa, permíteme, piadosa usura a tierno llanto, que vea el cuerpo santo de Geroncio, tu mártir y prelado.
Cuántos ella soportó, doliente su corazón, temores, cuánto, a menudo, más que el fulgor palideció del oro, 100 cuando, deseando en contra contender al salvaje monstruo, o la muerte buscaba Teseo, o los premios de la alabanza. No ingratas aun así, en vano, ofrendas a los divinos prometiendo ella, con tácito labiecillo asumió unos votos.
Pero pues da calidad Al noble y al pordiosero, Poderoso Caballero Es don Dinero. Nunca vi Damas ingratas A su gusto y afición, Que a las caras de un doblón Hacen sus caras baratas.
ahora hablaré de mi patria y mis amores, y aliviaré, gimiendo, mis dolores? El bárbaro destino del Texcoco en las márgenes ingratas me encadena tal vez hasta la muerte.
"Si la entiendo correctamente, se aplicaba a personas que realizaban tareas para otros, particularmente desagradables e ingratas, y conllevaba una implicación de desprecio.
Por castigar a las inicuas gentes, al Creador ingratas, rompió el abismo sus profundas fuentes y el cielo desató sus cataratas: y quedarse amagaron de sus tesoros líquidos vacías, lanzando sin reposo sus torrentes cuarenta noches y cuarenta días: y cubrieron las aguas resonantes valles, bosques, praderas, y los que nunca las bebieron antes, abrasados desiertos: a las fuertes ciudades altaneras de la mar más distantes, la suerte cupo de tragados puertos: en vano a sus altivos moradores por siempre preservarlos prometía de las iras del húmedo elemento la vasta lejanía, pues portentoso súbito océano vieron que del oscuro firmamento sobre sus frentes pálidas caía.
Considerad vosotros, necios demandadores, cuán brevemente se os acabaron las cosas que importunos pedisteis a Dios, qué presto os dejaron y cómo, ingratas, no os fueron compañía en el postrer paso.
-Pues con esa licencia -prosiguió la discreta Leonisa-, quiero que no se me haga de mal mostrarme desenvuelta, a trueque de no mostrarme desagradecida; y así, ¡oh valiente Ricardo!, mi voluntad, hasta aquí recatada, perpleja y dudosa, se declara en favor tuyo; porque sepan los hombres que no todas las mujeres son ingratas, mostrándome yo siquiera agradecida.
No sabe todavía dónde está; a las tierras, aun así, increpa todas e ingratas las llama y no del regalo de sus frutos dignas, 475 a Trinacria ante las otras, en la que las huellas de su pérdida ha hallado.
Y aun juzgo que ésta es la causa porque de ingratas blasonan todas las hermosas, dando a entender presuntüosas, que a quien la beldad no falta, todo lo demás le sobra.
sobre todo, de la constante lucha que tenía que realizar para no ser acabado por las ingratas obreras y los mugrosos obreros de sus fábricas, cuyas constantes peticiones de aumento en sus sueldos, le causaba profundos malestares.
Por lo mismo que en días ya remotos, en las horas de las ilusiones juveniles, rendí cullo y vasallaje á las hermanas del Castalio coro, y que ellas (¡ingratas y tornadizas!) me es- quivan ahora sus favores, presumo que no se me negará com- pelí ncia, rúes sostre fui y conozco el paño, para zurcir ó liil- vanar algo así como juicio crítico, á propósito de an librito de versos que, con el título Copias del natural, acaba de dar á la estampa un escritor que oculta su nombre de cristiano y su apellido de familia bajo el seudónimo de Mérida (1) ocultación que anda un si es no es reñida con el Estatuto.