ingle

ingle

(Del lat. inguen.)
s. f. ANATOMÍA Parte del cuerpo donde se junta el muslo con la parte inferior del abdomen.

ingle

 
f. anat. Parte del cuerpo en que se juntan los muslos con el vientre.
Traducciones

ingle

groin

ingle

aine

ingle

lies

ingle

virilha

ingle

الفخذ

ingle

tříslo

ingle

鼠径部

ingle

사타구니

ingle

Ljumske

ingle

SFgroin

ingle

f. groin.

ingle

f groin, pubic area
Ejemplos ?
Y como este bandurrio famoso, enterado de que el Gallareta había ido a pasar la temporada veraniega a sus posesiones del Pasillo, habíase metido, decidido a escribir una de sus páginas más gloriosas, en el garito del Frescales, andaba éste de tan mal humor, que al notar que Paco Cárdenas y su compadre, Antoñico el Muñequero, pedían con acento un tantico despótico que dejara de servir a los demás por servirles a ellos primero Periquito el Tarambana, mozo de la taberna, díjole a éste con acento brusco y desabrido: -Sí, hombre, sí, tira lo que tengas en la mano, manque lo que tengas en ella sea una luna veneciana, y si arguno dice que él ha llegao primero, le das una puñalá en la ingle, que lo primero de to es servir a esas dos balas perdías.
Antifo Priámida, que de labrada coraza iba revestido, lanzó a través de la muchedumbre su agudo dardo contra Ayante y no le tocó; pero hirió en la ingle a Leuco, compañero valiente de Odiseo, mientras arrastraba un cadáver: desprendióse éste y el guerrero cayó junto al mismo.
Emplea a ocho hombres a su alrededor: uno en la boca, uno en el culo, uno en la ingle derecha, uno en la izquierda; masturba a otro con cada mano, el séptimo está entre sus muslos y el octavo se masturba sobre su cara.
Grignr se llevó la mano derecha a la ingle, escondiendo un pequeño objeto opaco entre los pliegues del tanga que llevaba alrededor de su cintura.
-Pos lo que he ensoñao ha sío que un tal don Paco, un injerto de litri y de matón, un mozo más malo que un tiro en la ingle...
Su pierna de palo había perdido la costumbre de las pistas de asfalto, de las duras aceras y cada paso que daba era como un lanzazo en la ingle.
legado que hubo Joseíto el Penitas al hondilón del Caravaca, como el sol implacable de junio habíale hecho sudar más de lo que se necesita para curar un constipado, apenitas húbose sentado tiró sobre una silla el sombrero, se desabrochó la pechera de la camisa, dejando ver más crines que un caballo de Pomerania, aflojose el ceñidor que cogíale casi desde el sobaco a la ingle, y después de resollar a pleno pulmón y de enjugarse la frente con un pañuelo de imponentes dimensiones, exclamó dirigiéndose a Paquiro un chaval esmirriado y de acharranado semblante, que mataba el ocio escamoteando alguna que otra aceituna, o alguna que otra rodaja de huevo de las fuentes, que colocadas sobre el limpísimo mostrador, tentaban a los parroquianos.
En su ingle, oblicuamente, un disparado hierro se le quedó apostado: mortífero ese lugar; al cual, después que de su herida el autor, estertorando su aliento y volviendo sus luces, le vio, el bactrio Halcioneo: “Eso que oprimes”, dice, “ten, 135 de tantos campos, de tierra” y su cuerpo exangüe abandonó.
En seguida sacudió con su curvo hocico los venablos, de sangre teñidos, y a él, tembloroso y la seguridad buscando, el sangriento jabalí le sigue y enteros bajo la ingle los dientes 715 le hunde y en la rubia arena, moribundo, lo dejó tendido.
Al pie de la deidad pagana había una hembra delgada y pálida, desnuda excepto por un arnés dorado y enjoyado que cubría sus enormes y extruídos pechos, soportando largos lacitos de plata que le llegaban a la ingle, de pie frente al campo blanco perla con escalofríos notables que viajaban arriba y abajo a todo lo largo de su cuerpo exquisitamente moldeado.
Expulsando una maldición de entre sus crujientes muelas, grignr echó todo su peso hacia ademante, lanzando al soldado asediado sobre su espalda. Los brazos del centinela se derrumbaron sobre su ingle; ojos saltones mirando ciegos desde una cara hinchada rojo cereza.
Cuando le llevaron, a puñados casi, al darle el ataque los amigos a su casa, según le decían, por poquito si se desmaya la Gorgoritos, creyendo que se trataba de tina puñalada en el hígado o en una ingle o en mitad de la tabla del pecho; pero cuando se enteró de que se trataba de un simple ataque de parálisis, se templó algo su congoja.