ingenuidad


También se encuentra en: Sinónimos.

ingenuidad

1. s. f. Actitud de la persona que piensa u obra con sinceridad y buena intención. candidez
2. Acción propia de una persona ingenua y sincera.
3. DERECHO, HISTORIA Condición personal del que nacía en libertad, en contraposición a la del esclavo o liberto, en el derecho romano.

ingenuidad

 
f. Sinceridad, candor.

ingenuidad

(inxenwi'ðað)
sustantivo femenino
inocencia y carencia de malas intenciones Yo dudaría de su ingenuidad, es un tanto fingida.
Sinónimos

ingenuidad

sustantivo femenino
candor, candidez*, sencillez, sinceridad, franqueza. picardía, ingeniosidad.
La ingenuidad, la sencillez, el candor y la candidez son cualidades permanentes del carácter, y afectan a la conducta entera de la persona. La sinceridad se refiere solo a la expresión, y consiste en la conformidad entre lo que se dice y lo que se piensa. La sinceridad equivale, pues a veracidad; pero se puede ser sincero sin decir más de lo necesario; la ingenuidad dice lo necesario y lo innecesario, sin cautela alguna. Franqueza añade a sinceridad la idea de confianza comunicativa, y se muestra no solo en las palabras, sino también en los modales y en la conducta.
Traducciones

ingenuidad

vindingrijkheid

ingenuidad

opfindsomhed

ingenuidad

創意工夫

ingenuidad

독창성

ingenuidad

uppfinningsrikedom

ingenuidad

SFnaïveté, ingenuousness
Ejemplos ?
¿De dónde saca usted que yo aceptaría su mano; que yo no prefiero vivir sola, aunque para ello tenga que trabajar día y noche, como trabajan otras muchas huérfanas? -¡Que de dónde lo saco! -respondió el Capitán con la mayor ingenuidad del mundo-. ¡De la naturaleza de las cosas!
Esta traza y estratagema que hasta hoy ha corrido, ponderada por ingenuidad de ánimo en el rey de Francia, en honrar la virtud y el valor aun en su mayor enemigo, como lo fue el Gran Capitán con tan coronadas vitorias, empezará a oírse con su propio nombre, reconociéndola todos por venganza astuta, dictada de la habilidad del temor, y lograda en la terquedad de celos de Estado.
El facultativo, con su ingenuidad acostumbrada, aseguró que del balazo de la frente nada había ya que temer, gracias a la enérgica y saludable naturaleza del enfermo, en quien no quedaba síntoma alguno de conmoción ni fiebre cerebral; pero su diagnóstico no fue tan favorable respecto a la fractura de la pierna.
Casarnos en seguida sería impropio, sería "outré" (ultrajante). Todo esto lo explicaba con un aire de "naiveté" (ingenuidad) que me arrebataba, y al mismo tiempo me apenaba y me convencía.
M. Bourget se detenía principalmente a describir los componentes de la ingenuidad. A Dostoyevski le trae ésta sin cuidado, porque es una cosa del mundo exterior y a él sólo le importa el mundo exclusivamente poético que va a suscitarse dentro de la novela.
Notamos que súbitamente se nos descubre y revela algo, y, a la par, lo revelado y descubierto nos parece lo más sabido y viejo del mundo. Con perfecta ingenuidad exclamamos: ¡Qué verdad es esto, sólo que yo no me había fijado!
La ingenuidad le sirve para desencadenar en una sociedad de personajes análogos un torbellino sentimental. Y todo lo que en sus obras no es torbellino, está allí sólo como pretexto a un torbellino.
Aunque, según recién me informa Mercurio, últimamente algunos sesudos se empeñan en demostrar que aún existen los Santos Reyes, pues muchos de ellos se han ganado su mirra, su incienso y su oro con las nuevas tendencias políticas y educativas de la trans. Acaso porque piensan que por lo menos ese mito hay que rescatarlo en bien de la ingenuidad terrenal.
El niño es un mundo de emociones por emerger y en cuanto se le coloca en la disposición adecuada para aflorar, su ser interno se vuelca en expresividad; de su ingenuidad eclosiona su fuerza creadora y la convierte en sorpresas para el adulto.
Las Memorias son la confesión sincera, el peccavi con sus respectivos tres golpes de pecho, que el señor Valdivia hace ante la patria de un error político, y bien merece absolución plenaria por su ingenuidad.
Esta es un impostura que no resiste el menor análisis filosófico; pero, no hay que perder de vista, que quienes la cometen, no lo hacen precisamente por ingenuidad, sino como parte de la presunta hábil jugada en el tablero de la política mundial, con el fin de negar a las naciones surgentes el derecho a autodeterminarse y, en consecuencia, mantenerlas sumidas en el colonialismo ideológico, cuyo objeto, como está demostrado, es aprovechar sus ventajas estratégicas y sus riquezas naturales.
Y nuestro último viaje por Trípoli, fue como en noviembre de 2010 ¿no? Es decir, y creo que hubo también, de parte del Gobierno libio algo de ingenuidad ¿no?, algo de ingenuidad.