Ejemplos ?
Erigida entre los siglos XVI y XVII, posee un retablo mayor neoclásico, destacando también los retablos laterales dedicados a San José y Nuestra Señora del Rosario. Torre del Duque del Infantado.
Aunque la gesta estuvo protagonizada por las clases bajas de la ciudad, hay autores que señalan que aquel movimiento estuvo en cierto modo preparado por una conspiración en la que participaron algunos mandos militares y aristócratas –como Daoíz y Velarde, los condes de Montijo y Aranda y los duques del Infantado y de Osuna-; sin embargo, seguramente la mayor parte de los que pelearon a pie de calle lo hicieron por voluntad propia, sin seguir ningún plan premeditado, ya que desde el principio, si hubo un plan previo, éste quedó superado por los acontecimientos.
Finalmente, el lugar fue declarado como Villazgo en 1636 y confirmado en 1658 por el VII Duque del Infantado, Marqués de Santillana y Conde del Real de Manzanares, Don Rodrigo de Mendoza y Sandoval.
Durante el infantado de Don Pedro de Molina, regente de Alfonso XI, el núcleo de población se refortificó con una cerca de 830 metros de perímetro elipsoidal regular, de la que se conserva su trazado y un lienzo entre la Ermita de La Santa y la travesía de la Atalaya.
Posteriormente, el castillo es arrasado por el general Morillo durante las guerras carlistas. Mariano Téllez Girón y Beaufort Spontin (1814-1882), sería el XV Duque del Infantado y a su vez XII Duque de Osuna.
La Hermandad de Badayoz fue posteriormente reconvertida en el municipio de Foronda. Los pueblos que formaban dicha Hermandad, a excepción de Legarda, pertenecieron al señorío del Duque del Infantado.
Actualmente se halla reproducido este originario y verdadero escudo de Bui­trago, en hierro forjado, en las cuatro caras de la fuente, sita en la plaza de la Constitución (sobre este escudo original del Concejo de Buitrago se impuso, a partir del siglo XV, el escudo del Marqués de Santillana y casa del Infantado a quien fue entregada la Comunidad en señorío).
Por otra parte el duque del Infantado y señor de Buitrago, como un vecino más, podía soltar sus rebaños a los montes comunales, con grave perjuicio para la Comunidad, pues si Buitrago y su Tierra contaba con «28.200 cabezas de todas las edades», el señor duque poseía «34.859 cabezas de todas las edades, todo lanar fino trashumante», en época del catastro de Ensenada.
Entregado a la docencia, marchó a París en 1777 como preceptor de los hijos del Duque del Infantado, donde entraría en contacto con la botánica bajo la tutela de André Thouin y Antoine Laurent de Jussieu.
En cuanto al gobierno del reino, el 24 de septiembre, la víspera de la muerte de Felipe I, los nobles acordaron formar un Consejo de Regencia interina para gobernar provisionalmente el reino presidido por Cisneros y formado por el Almirante de Castilla, el Condestable de Castilla, Pedro Manrique de Lara y Sandoval duque de Nájera, Diego Hurtado de Mendoza y Luna, duque del Infantado, Andrés del Burgo, embajador del Emperador, y Filiberto de Vere, mayordomo mayor del rey Felipe.
Desde entonces pasó a estar bajo la protección, tanto judicial como militar, del Consejo del Excelentísimo Señor Duque del Infantado, ofreciendo a su Majestad el Rey Felipe IV la petición administrativa con titularidad de Villazgo hecha por el Concejo, Justicia y vecinos de Becerril.
(Sevilla, 1500 - Villa de Parra de Extremadura, 1569) que era regidor de Panamá, gobernador y capitán general de Tierra Firme, además de ser su tesorero, y de su esposa Francisca de Mendoza y de los Ríos (Córdoba de Andalucía, 1502 - Almonaster de Sevilla, 1567) que era una descendiente de la Casa del Infantado.