individualidad

(redireccionado de individualidades)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con individualidades: competitividad, identidad

individualidad

1. s. f. Circunstancia de constituir un ser completo y separado de una especie o género.
2. Rasgo o característica particular de una persona o cosa que la distingue de las demás. particularidad

individualidad

 
f. Calidad particular de una persona o cosa por la cual se da a conocer o se señala singularmente.
Sinónimos
Traducciones

individualidad

individuality

individualidad

individualità

individualidad

Individualität

individualidad

individualité

individualidad

individualiteit

individualidad

individualidade

individualidad

个性

individualidad

個性

individualidad

individualitet

individualidad

個性

individualidad

개성

individualidad

individualitet

individualidad

SFindividuality

individualidad

f. individuality.
Ejemplos ?
- Secretaría de Propaganda y Cultura.- Se relaciona estrechamente con las individualidades o grupos culturales afines: radios libres, ateneos...
Prismáticas molicies, ostentosas y gigantescas moles, intentos piramidales que se rematan con lujosas quintas colgantes, enmarcan con sus aceros y sus cristales, con sus cementos y sus ladrillos forrados de brillos para el aire, la frigidez de su silueta; individualidades fálicas que se yerguen altaneras entre la colectividad matriarca y que perfilan, como grotescas venas egoístas, a las avenidas que se alargan envidiosas; que se cruzan y entrecruzan agresivas; que se enroscan ardidas de su condena reptil, para enmarañarse en incansable agitación perpetua de automóviles, camiones, motocicletas.
Intuitiva y experimentalmente observable, ningún individuo zoológico o botánico, escapa a este encadenamiento de “esclavitud” biológica. Las individualidades acaban más rápidamente que la totalidad de sus congéneres ante la indiferencia del universo.
Bajo este aspecto, es infinitamente inferior al arte, -el cual tampoco tiene propiamente que ver más que con los tipos generales y las situaciones generales, pero que, por un artificio que le es propio, sabe encarnar en formas que aunque no sean vivas, en el sentido de la vida real, no provocan menos en nuestra imaginación el sentimiento o el recuerdo de esa vida; individualiza en cierto modo los tipos y las acciones que concibe y, por esas individualidades sin carne y sin hueso, y como tales permanentes e inmortales, que tiene el poder de crear, nos recuerda las individualidades vivientes, reales, que aparecen y que desaparecen ante nuestros ojos.
Nosotros las encontraremos al intentar determinar los derechos recíprocos de la sociedad, del niño y de los padres, respecto los unos de los otros. La sociedad es un cuerpo organizado compuesto de individualidades.
Si éstas pretendiesen tener unos derechos superiores a la misma sociedad, el lazo social sería disuelto, las individualidades librarían entre sí una guerra encarnizada, y después de haber destruido el derecho social, el derecho individual, sería a su vez pronto aniquilado.
Ni las individualidades son desarrolladas, enérgicas, y libremente expansivas en todas sus aptitudes, ni la acción que éstas ejercen sobre el conjunto aumenta; por consiguiente, tampoco la sociedad adquiere el poder y la facilidad de procurar el bienestar moral y material a todos sus miembros.
El suicidio es común, o la muerte temprana, de estos grandes insatisfechos de su individualidad exuberante y rebelde. Quieren un mundo de individuos que construyan un mundo ideal de bellas individualidades.
Pero por más que entre los filósofos y los náuticos hubiese algunas individualidades unidas por vínculo amistoso, colectivamente las clases eran incompatibles; se repelían entre sí, se separaban como el agua y el aceite.
En las manos de todos están la tranquilidad, el bienestar, la libertad, la satisfacción de todos los apetitos sanos; pero no nos dejemos guiar por directores; que cada quien sea el amo de sí mismo; que todo se arregle por el consenti­miento mutuo de las individualidades libres.
Porque, en realidad, no hay cerebro, por muy genial que sea, o -si hablamos de la dictadura colectiva de algunos centenares de individualidades supremamente dotadas no hay combinación de intelectos capaz de abarcar toda la infinita multiplicidad y diversidad de intereses, aspiraciones, deseos y necesidades reales que Constituyen en su totalidad la voluntad colectiva del pueblo; no existe intelecto capaz de proyectar una organización social que pueda satisfacer a todos y cada uno.
Pero este es un viejo sistema de organización, basado sobre la fuerza, que la Revolución Social suprimirá para dar plena libertad a las masas, los grupos, Comunas, asociaciones e individualidades, destruyendo de una vez por todas la causa histórica de toda violencia: la misma existencia del Estado cuya caída supondrá la destrucción de todas las iniquidades del derecho jurídico y de todas las falsedades de los diversos cultos - derechos y cultos que han sido siempre, los canonizadores complacientes, tanto en el terreno ideal como en el real, de toda la violencia representada, garantizada y autorizada por el Estado.