indignamente

indignamente

 
adv. m. Con indignidad.
Traducciones

indignamente

indegnamente

indignamente

ADV
1. (= sin mérito) → unworthily
2. (= despreciablemente) → contemptibly, meanly
Ejemplos ?
Hombre vulgarísimo, pero muy valiente, tenía á veces arranques hidalgos; y cuando, en la en- trevista de Mala se propusieron los pizarristas apoderarse por traición de la i ersona de Almagro el Viejo, Alonso de Mesa fué de los pocos que protestaron indignados contra esa felonía, y cuéntase que al pasar junto al Mariscal, lo hizo cantando esta popular copla del romancero español: Tiempo es el caballero, tiempo es de huir de aquí, que me crece la barriga y se me acorta el vestir. Con lo que Almagro se dio por avisado y escapó á la celada que tan indignamente le tendían.
Ni aún a Pinto, o Zegers, tales como son, puede ocultarse esta reflexión; y por tanto es de presumir que con este esfuerzo de sagacidad se glorían de arrancar de la Inglaterra el reconocimiento que tan indignamente ha hecho el primero perder a Chile; pero puede aplicárseles lo que doña Ana me contaba había dicho el Padre Ignacio García a la hermana Ignacia: “ni tú eres tan hábil que puedas engañarme, ni yo tan zonzo que me deje engañar de ti; mira el alma que pensaba engañarme”.
Al llamar inhumano al Sumo Pontífice y víctimas ilustres a los asesinos de sus defensores; al pedir para el santo el odio y la execración de los hombres y para los criminales lauros y simpatías, corrompéis indignamente el sentido moral y los fueros de la justicia; y el pueblo español, que es honrado, cualesquiera que sean sus ideas políticas, no se afiliará jamás a una bandera que hace causa común con los bandidos y los incendiarios.
Como quiera que sea, vemos claramente, y en esto convienen todos, que es preciso auxiliar, pronta y oportunamente, a los hombres de la ínfima clase, pues la mayoría de ellos se resuelve indignamente en una miserable y calamitosa situación.
Madama Luna a este tiempo a petición de Saturno el velo corrió al melindre y el papahigo depuso para leer los testigos del proceso ya concluso, que publicar mandó el hado cuál más, cuál menos perjuro: las huellas cuadrupedales del coronado avernucio, que a esta sazón bramando, tocó a vísperas de susto; las espumas que la hierba más sangrientas las expuso, que el signo las babeó, rugiente pompa de julio; indignamente estragados los pedazos mal difusos del velo de su retablo, que ya de sus duelos juzgo.
Y le aseguro que no deseo atribuirle otros motivos; pero debo decirle, yo que he conocido desde la infancia a esa desgraciada familia, que se equivoca usted si se figura que esa pobre muchacha, indignamente tratada, no ha sido engañada cruelmente y que no preferiría hoy morir que aceptar ni un vaso de agua de la mano de su hijo.
Por tanto, si deseas alcanzar la ciudad bienaventurada, huye del trato con los demonios. Sin razón e indignamente adoran personas honestas a los que se aplacan por medió de ministros torpes.
Poner fin a tan bárbaras ofrendas, ¿creéis que no legitimaba mi conquista? Salvé con mi guerra los fueros de la humanidad, por vosotros tan indignamente ultrajada y envilecida.
Esto me hizo vacilar algo en la determinación, hasta que alumbrándome personas doctas de que era tentación, la vencí con el favor divino, y tomé el estado que tan indignamente tengo.
Con eso solo estaba derrotado, miserablemente derrotado, el primer patio. ¡La perla resultaba falsa, indignamente falsa! Voló más bien que corrió la costurera a llevar la noticia a Benjamín, que estaba entretenido con sus compañeras, dándole al ponche con bastante entusiasmo.
Dice que Antíoco Epifánes quiso saquear á Persépolis, y no á Elimais, que cayó de su carro, y recibió una herida incurable, que fué comido de gusanos, que pidió perdon al "Dios de los Judios, que quiso hacerse judio; y aquí se encuentra el versículo que los fanáticos han aplicado tantas veces á sus enemigos: Orabat scelestus ille veniam quam non erat consecuturus : el malvado pedia el perdon que no debia conseguir. Esta frase es muy judia; pero no es permitido á un autor inspirado contradecirse tan indignamente.
Pregúntale, en efecto, si el muerto encerrado en esa tumba ha de aceptar de buen grado esas ofrendas de aquella por quien fue indignamente degollado, que le cortó la extremidad de los miembros como a un enemigo y que enjugó sobre su cabeza las manchas del asesinato.