indignado

indignado, a

1. adj. Que está enfadado se marchó indignada porque no quisieron dale cita.
2. adj./ s. Que forma parte de un movimiento social reivindicativo y contestatario, harto de la falta de identificación con la clase política y de un modelo económico injusto los indignados improvisaron una concentración.
Traducciones

indignado

znechucený

indignado

frastødt

indignado

kauhuissaan

indignado

dégoûté

indignado

ogorčen

indignado

むかつく

indignado

정떨어진

indignado

walgend

indignado

forkledd

indignado

zdegustowany

indignado

enojado

indignado

äcklad

indignado

รู้สึกสะอิดสะเอียน

indignado

tiksinmiş

indignado

cảm thấy kinh tởm

indignado

厌恶的

indignado

ADJindignant, angry (con, contra, por with at, about)
Ejemplos ?
No es que pudiera compararse con el caliente estiércol de la cuadra, pero, a falta de otro refugio mejor, allí se estuvo un día entero con su noche, sin que cesara la lluvia. Por la madrugada salió afuera; estaba indignado con el tiempo.
Por temor de que su dulce alma, en su alegría religiosa, pudiera captar las notas, cuando flotan hacia arriba, desde la tierra maldita, hacia los amigos de arriba, desde los amigos de abajo, escapa el espíritu indignado, huyendo del infierno, hacia el cielo, dejando los lamentos y los llantos, por un trono dorado, al lado del Rey de los cielos." Nota: Otra versión: "Y deja que el rito fúnebre se lea - la canción funesta se cante - un himno fúnebre para la muerta más hermosa que muriese alguna vez tan jóven!
Y a aquél, díjole Zeus, amontonador de nubes, terriblemente indignado: “¡Hijo de Jápeto, conocedor de los designios sobre todas las cosas, amigo mío, ciertamente no estabas ya olvidándote de tu falaz astucia!” Así dijo lleno de cólera Zeus, conocedor de inmortales designios.
Así es que uniendo el suyo al grito del Continente indignado declara sin excitación que mirará como injuria y ofensa propia la que en este caso se infiriese a cualquiera de las Repúblicas de Sud América; que pondrá en acción todos sus esfuerzos y recursos para combatir la odiosa invasión, y que estará pronta a correr con ellos a donde quiera que lo haga necesario el peligro común.” El documento es suficientemente elocuente como para desviarse del intento de desarrollar sus ideas.
Así es que uniendo el suyo al grito del Continente indignado declara sin hesitaciones que mirará como injuria u ofensa propia la que en este caso se infiriese a cualquiera de las Repúblicas de Sud América”.
Se oía lejano el toque de una corneta, Sor Simona me dijo: —Los soldados que vinieron con usted han hecho verdaderos horrores. El pueblo está indignado con ellos y con los muchachos de una partida que llegó ayer.
Así es que uniendo el suyo al grito del Continente indignado declara sin exsitaciones que mirará como injuria o ofensa propia la que en este caso se infiriese a cualquiera de las Repúblicas de Sud-América; que pondrá en acción todos sus esfuerzos y recursos para combatir la odiosa invasión y que estará pronto a correr con ellos, a donde quiera que lo haga necesario el peligro común ”.
Si Jehová soberano indignado recorre el mundo inicuo y aparta dél su poderosa mano, y las razas maldice, torpemente mezcladas, de su Dios y su origen olvidadas; si agita sus caballos iracundos y su carro de fuego airado lanza por medio de los mundos, y encima de las turbas insensatas revientan las henchidas cataratas, al justo salva, y luego, tornando compasivo a la bonanza, de su ira celestial matando el fuego, en prenda de salud y de sosiego tiende el iris de paz y de esperanza.
Que nos llevase en buena hora, dijo su padre, y de aquí, que era falsa, colegimos, la nueva que yo le dí; que a estar con vos indignado, no os permitiera seguir al Príncipe, y en su rostro que mintió la fama ví.
Con este Tratado se reconocía la Cédula Real de 1.802, a cambio del apoyo que debían prestar los peruanos par mantener a Franco en el Poder. Indignado el Ecuador por el atentado insensato de Franco, confió su reivindicación en García Moreno, que a la vez auxiliado por el General Juan José Flores, dio batida a Franco y a las1 tropas peruanas, con la consiguiente expulsión del territorio nacional.
García Moreno le exigió que rebelase los nombres a que correspondían las cifras 5, 7 y 10. Mi caballeresco amigo rechazó indignado la ultrajante exigencia y prefirió, á conservar una vida sin honra, un patíbulo honroso.
Bien mi cuidado, al mirarle en el espejo, lo sospechó; pero el pasmo 146 no me dejó conocerle, y ahora más indignado debo estar de su traición; pues conociéndonos tanto don Diego y yo, y siendo él caballero, por tan bajos, viles medios, el honor quiere arriesgar de un anciano padre y de una noble dama, cuando con proporcionados medios conseguir pudiera con gusto mío la mano de mi hija; mas pues ya le conozco, he de buscarlo, y vive Dios que ha de ver...