indeterminismo

indeterminismo

s. m. FILOSOFÍA Doctrina filosófica que introduce el azar en la explicación de los hechos y defiende que todo acto de la voluntad es totalmente espontáneo y libre sin que esté determinado necesariamente. determinismo

indeterminismo

 
m. filos. Sistema que admite el libre albedrío. Según el mismo, las decisiones de la voluntad son o pueden ser independientes de toda causación antecedente.
Traducciones

indeterminismo

indeterminismo
Ejemplos ?
— Joseph Bertrand, Calcul des probabilités, 1889 Azar Algoritmo Fisher-Yates Ley de los números grandes Apofenia y sincronicidad Caos Indeterminismo Complejidad Azar, en "Un nuevo tipo de ciencia" de Stephen Wolfram.
En lugar del determinismo, Dupré propone el indeterminismo, donde actúa la causalidad probabilística (debe advertirse la diferencia entre Causalidad (filosofía) y Causalidad (física).
En este contexto, la emergencia se identifica con la impredecibilidad: las propiedades emergentes son propiedades de los sistemas complejos que no pueden ser predichas a partir del estado pre-emergente. La impredecibilidad es una propiedad epistemológica, pues no implica indeterminismo.
Esta idea estaría cerca de la noción de meta-objeto o de una forma de ser. El universo abierto. Un argumento a favor del indeterminismo. Post Scriptum a La logica de la investigación científica.
Resulta interesante analizar que la aparente oposición al indeterminismo de Cage, la música sobrestructurada de los serialistas, ha producido piezas de sonoridad similar, incluso muchos serialistas como por ejemplo Pierre Boulez o Karlheinz Stockhausen han utilizado procedimientos aleatorios.
Michael Nyman dice en música experimental que el minimalismo fue una reacción generada por y contra el serialismo y el indeterminismo.
Dar como fundamento al determinismo histórico nociones biológicas es tan ilusorio, que un pensador sutil de nuestros días, el doctor melifluo Mr. Bergson, ha podido restaurar, merced a ellas, el extremo indeterminismo.
gr., soy de los que rezan, de los que adoran; y no por seguir al pie de la letra la teología ortodoxa, ni por inclinarme a las teorías de que hablábamos, relativas a la contingencia, a las voliciones divinas nuevas, al indeterminismo primordial.
En la primera etapa, Einstein se negó a aceptar el indeterminismo cuántico y trató de demostrar que el principio de indeterminación podía ser violado, sugiriendo ingeniosos experimentos mentales que permitirían una determinación precisa y simultanea de variables incompatibles, tales como velocidad y posición, o revelar explícitamente y al mismo tiempo los aspectos ondulatorios y corpusculares del mismo proceso.
Pero Hume advirtió otro conflicto, al ver el problema desde la perspectiva contraria: el libre albedrío es incompatible con el indeterminismo.
La existencia de un camino dado resultante particular en la historia, se explicaría por un pasado previo también particular (no intrínsecamente necesario a su ontología material) cuyos elementos formaron una resultante específica, lo cual posibilita en la sociología weberiana un nuevo instrumento de análisis contrafáctico para la comprensión de la historia: imaginar una alteración en el orden de dichos elementos en el pasado y desde este cual habría sido el necesario trayecto futuro, sin por eso implicar ni determinismo ni indeterminismo físico alguno, ya que la variación de las premisas históricas es imaginable por una variación mínima en la historia entera del mundo material por una modificación desde su origen.
Los "libertarios", tales como Thomas Reid, Peter van Inwagen, son esos incompatibilistas que aceptan el libre albedrío y niegan el determinismo, teniendo en cuenta que alguna forma del indeterminismo es verdad.