indócil


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con indócil: docilidad

indócil

(Del lat. indocilis.)
adj. Que no tiene docilidad es un niño indócil y rebelde. desobediente

indócil

 
adj. Que no tiene docilidad.
Traducciones

indócil

ADJ (= difícil) → unmanageable; (= testarudo) → headstrong; (= rebelde) → disobedient
Ejemplos ?
Y no sólo la flor de la hermosura En ti difunde su sagrado aroma; No sólo me apareces Una en la esencia, en formas inexhausta; No sólo se revisten En ti de gallardísima figura, De nueva claridad por ti bañadas, Las hijas de mi indócil fantasía...
Mas en cuanto al hombre indócil y rebelde a la voz de la sabiduría, que los castigos de las leyes caigan sobre él, así como las penas más terribles con que nuestras tradiciones le amenazan, venganzas del cielo, suplicios del infierno, inevitables castigos preparados en el seno de la tierra, y todas esas penas expiatorias cuyo cuadro nos ha presentado el poeta de Jonia con oportunidad.
Escucha en lo hondo y mira, impávida, agitarse en son horrendo del mar la indócil ira; y por última vez pulsa la lira, al aire estos lamentos esparciendo: «Adiós por siempre, oh vida; adiós, oh mundo; sin dolor ni llanto os doy mi despedida, que bien sé que en vosotros no se anida para Safo infeliz sino quebranto.
Vengan, pues, conmigo aquellos que quieran por el sitio indicado; arremánguense, los más pulcros y cuidadosos, el pantalón; fumen y háganlo recio y aprisa los de nariz más delicada, y atravesando bañados en sol por entre la alegre multitud, llegaremos casi ensordecidos por el pregonar de los vendedores, el charlotear de los transeúntes y el repicar de las campanas, al lugar preferido para sus transacciones, expansiones y conferencias, por casi todos los que en esta tierra se dedican al manejo de las cachás, lo mismo para dejar al asno de pelo más indócil como si saliera de casa de Carbonell que para realizar alguno de sus sangrientos y frecuentes y heroicos desaguisados.
Las puntas de los mástiles convidan centellas, la lona se muestra indócil, la madera cruje y el buque se ladea sobre las ondas como si fuera un sombrero de brigadier puesto sobre la oreja del mar irritado.
Hablábamos, y refiriéndose a mi posible psicología, decía: —Remolinos de cabello, carácter indócil...; cráneo aplanado en el occipucio, temperamento razonador...; pulso trémulo, índole romántica...
Y Virgilio lo insinúa bien claro en estas expresiones: «Éste civilizó a la gente indócil e inculta que vivía derramada por las asperezas de los montes, dándoles leyes para la dirección de sus acciones, y quiso mejor que aquel país se llamase Lacio, esto es, escondrijo, porque seguramente había estado escondido en él; y según la voz de la fama en su tiempo, esto es, reinando él, florecieron los siglos de oro.» Pero dirán que esto es ficción poética, y que el Padre de Pico fue realmente Esterces, el cual, siendo un hombre muy intruido en la agricultura, dicen que halló el secreto de cómo debían fertilizarse los campos con el excremento de los animales el cual de su nombre se llamó estiércol.
Creedme, no lo permitáis. ¿Queréis que mande a buscar azotes para corregir a esta niña indócil? EUGENIA: Mucho me temo que, si los trajeran, sirviesen más para la señora que para mí.
Declina tu cabeza de honda noche delincuente sobre mi tétrica frente, sobre mi aciaga cabeza; deje su indócil rareza tu numen desolador, que en el drama inmolador de nuestros mudos abrazos yo te abriré con mis brazos un paréntesis de amor.
Nunca en tal afrenta He de caer. HERMES Ni yo tornaré a hablarte; Vano será, pues como indócil potro El freno tascas, y violento luchas Contra la rienda.
Sueño que estoy en él, tras la muerte llevada, como una esclava indócil, al fin de la jornada, cubriendo con las manos el semblante abatido, pisando el corazón, por tierra malherido.
o le hubiera sido posible desmentir su abolengo gitano a Rosarito Heredia, más conocida que por su nombre y que por su ilustre apellido por la Niña de los Lunares en todo el barrio en que habíala hecho popular, además de su árbol genealógico, su semblante de maravilloso perfil, de ojos grandes, negros, de dulcísimo mirar, de tez morena y suave, de boca de labios gruesos y encendidos; de nítida dentadura, y de pelo tan abundante y tan indócil, que era empresa casi imposible el domar sus relucientes rebeldías.