incorruptible

(redireccionado de incorruptibles)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con incorruptibles: incorruptos

incorruptible

1. adj. Que no se puede corromper el cuerpo humano no es incorruptible. inalterable
2. Que no puede ser corrompido o pervertido es un juez justo e incorruptible. íntegro, honesto

incorruptible

 
adj. No corruptible.
fig.Que no se puede pervertir.
Insobornable.
Sinónimos

incorruptible

Traducciones

incorruptible

incorruptible

incorruptible

incorruptible

incorruptible

ADJincorruptible
Ejemplos ?
Los cuerpos celestes son incorruptibles Reflexionó después acerca de por qué solamente él, entre las demás clases de animales, tenía esta esencia, por la cual se asemejaba a los cuerpos celestes.
¿Son, tal vez, infalibles e incorruptibles hasta el punto de que se les pueda confiar, prudentemente la suerte de cada uno y la de todos?
Pero de cualquiera calidad que fuesen, diciendo que han de ser totalmente incorruptibles e inmortales, y que no impedirán la alta contemplación con que el alma se fija en Dios, y confesando vosotros también que hay en los cielos cuerpos de bienaventurados para siempre, ¿qué razón hay seáis de opinión que para que seamos bienaventurados se debe huir todo lo que es cuerpo, por parecer que con algún pretexto razonable huís de la fe cristiana, si no es lo que repito, que Cristo es humilde y vosotros soberbios?
La torre de Querubina fue, pues, fabricada con los mármoles y jaspes más ricos y las maderas más odoríferas e incorruptibles, donde el gusano no hinca el diente.
Porque, querido Lucilio, existe también, como para otras cosas, una inclinación irracional hacia la muerte, que a menudo ha afectado a barones generosos e incorruptibles, a menudo también a algunos cobardes y deprimidos; aquellos menosprecian la vida, estos la encuentran pesada.
Desde 1604, en que se edificó, hasta 1625 fue la iglesia de la Soledad, situada en la plazuela de San Francisco, la que sirvió de catedral limeña. Las torres de la catedral se construyeron en 1797, miden cuarenta varas de altura y son de maderas incorruptibles.
De los filósofos que opinan que la separación del alma y del cuerpo no es por pena o castigo del pecado de desobediencia CAPITULO XVII. Contra los que dicen que, los cuerpos terrenos no pueden hacerse incorruptibles y eternos CAPITULO XVIII.
Y únicamente en las épocas felices, cuando durante largos años son los jueces incorruptibles, esclavos de lo escrito, es cuando los hombres empiezan a descubrir la formidable injusticia de las leyes.
Ya se había cerciorado antes, al tratar de los elementos y de sus cambios mutuos, de que nada de lo que hay sobre la faz de la tierra mantiene su forma, sino que en todas las cosas se suceden siempre la generación y la corrupción; de que la mayor parte de estos cuerpos son mixtos, compuestos de cosas contrarias, por lo cual terminan alterándose; de que ninguno de ellos es puro y de que el que más se acerca a la pureza, a la falta de mezcla y de adulteración, es el que está más distante de corromperse, como el oro y el jacinto. Pero los cuerpos celestes son simples, puros; luego son incorruptibles y en ellos no se suceden las formas.
En él (el Cosmos) apareció el primer humano dotado de poderes incorruptibles y el Eon que apareció con su generación, el Eon en el cual está la nube del Conocimiento y el Angel, llamado "El".
Todas las clases del estado se acercan con confianza a los depositarios de la autoridad, porque en los actos sociales han alternado francamente con todos ellos; el pobre explica sus acciones sin timidez, porque ha conversado muchas veces familiarmente con el juez que le escucha; el magistrado no muestra ceño en el tribunal, a hombres que después podrían despreciarlo en la tertulia; y sin embargo no mengua el respeto de la magistratura, porque sus decisiones son dictadas por la ley, sostenidas por la constitución y ejecutadas por la inflexible firmeza de hombres justos e incorruptibles.
(APLAUSOS) Vamos a ser sencillamente incorruptibles (APLAUSOS), no nos vamos a acomodar nunca, vamos a seguir siendo revolucionarios hasta la muerte, y vamos a hacer nuestra aquella gran verdad de que el revolucionario no tiene otro descanso que la tumba (APLAUSOS).