incorruptible


También se encuentra en: Sinónimos.

incorruptible

1. adj. Que no se puede corromper el cuerpo humano no es incorruptible. inalterable
2. Que no puede ser corrompido o pervertido es un juez justo e incorruptible. íntegro, honesto

incorruptible

 
adj. No corruptible.
fig.Que no se puede pervertir.
Insobornable.
Sinónimos

incorruptible

Traducciones

incorruptible

incorruptible

incorruptible

incorruptible

incorruptible

ADJincorruptible
Ejemplos ?
El que la imagen y tras la semejanza de ángel. El hizo aparecer a la incorruptible generación de Seth los doce los veinticuatro .
Si descuidas tu cuerpo para volar hasta los libres orbes del éter, serás un dios inmortal, incorruptible, ya no sujeto a la muerte.
Mendoza, si no pudo atajar estos males á pesar de su diligencia y consejos, tuvo la gloria al fin de haberse mantenido incorruptible en medio del contagio, de haber asistido al Rey con los avisos mas prudentes, y de haberle defendido con su valor.
El alma es incorpórea e incorruptible Cerciorado ya de que su esencia no era el cuerpo que perciben los sentidos y la piel cubre, desprecióle totalmente y se puso a reflexionar acerca de aquella otra, nobilísima, por medio de la cual se conoce a este Ser supremo y necesario.
Y mientras que se jactaban de sabios pararon en ser unos necios, hasta llegar a transferir a un simulacro en imagen del hombre corruptible y a figuras de aves, y de bestias cuadrúpedas, y de serpientes, el honor debido solamente a Dios incorruptible e inmortal».
Naturaleza de las esencias divinas y de las almas soberanas, que no pueden conocerse aplicando el criterio lógico Acaso, hermano, digas: «Resulta de lo que has contado respecto de esta visión que las esencias separadas, si pertenecen a un cuerpo eterno e incorruptible, como las esferas, son también eternas; y si pertenecen a un cuerpo corruptible, como los animales racionales, se corrompen también ellas, desaparecen y se aniquilan, según la comparación de los espejos reflectores; porque la imagen no subsiste, sino en cuanto que subsiste el espejo, y si este se corrompe, aquella se corromperá con toda seguridad y se disipará».
Pero si el cuerpo es incorruptible, como lo es el, que se promete a los santos en la resurrección, aunque es cierto que tiene aquella inadmisible cualidad de la misma incorrupción, no obstante, quedando la sustancia corporal en su natural ser, no se identifica con la incorrupción, porque ésta está toda particularmente esparcida por todas las partes del cuerpo, y no es rnayor en una parte y menor en otra, porque ninguna parte es más incorrupta que la otra; mas el mismo cuerpo es mayor en el todo que en la parte, y siendo en él una parte mayor y otra menor, la que es mayor no es más incorrupta que la que es menor.
Así que una cosa es el cuerpo que no se halla todo en cualquiera parte suya, otra cosa es la incorrupción, la cual en cualquiera parte suya está todo; porque cualquiera parte del cuerpo incorruptible, aun la desigual a todas las demás, es igualmente incorrupta.
En efecto, el derecho consuetudinario, (a través de las tradiciones, usos y costumbres), las instituciones (como las mayordomías, las cofradías, el compadrazgo, la familia, la amistad) y las autoridades (tradicionales y religiosas), lo mismo en comunidades indígenas y campesinas, como en los cinturones de miseria de las ciudades, son mantenidos de manera impecable e incorruptible.
Y es la corrupción desde esta óptica, el elemento que le ha permitido al México profundo mantener su continuidad, es una contradicción, pero en ella ha vivido el país desde hace muchos siglos. Por una parte incorruptible ante lo propio y, sumamente corrupto ante lo ajeno.
Lo que tenemos es un denominador común que predomina sobre nuestras diferencias: el dolor, la pena, el sufrimiento, la tristeza, la melancolía, la añoranza, la capacidad de resistencia y de lucha y la voluntad incorruptible de intentar llegar hasta el fondo y la verdad de los hechos.
Pero Cánovas, señores, no era una criatura inocente; yo respeto sinceramente su enorme talento, tal vez el más grande de su siglo en España para cuestiones ideológicas, si hubiera podido dedicar a ellas su vida; mas por encima de ser un gran erudito, y un gran orador, y un gran pensador, fue Cánovas, señores, un gran corruptor; como diríamos ahora, un profesor de corrupción. Corrompió hasta lo incorruptible.