incontestado

Traducciones

incontestado

incontestato

incontestado

ADJ (= sin respuesta) → unanswered; (= sin objeciones) → unchallenged, unquestioned; (= indiscutible) → undisputed
Ejemplos ?
Es un axioma de la ciencia biológica incontestable e incontestado, que todos los órganos se desarrollan con el ejercicio, al paso que se atrofian por la inacción, pudiendo hasta llegar a desaparecer cuando ella es absoluta y suficientemente prolongada.
Este muchacho de 22 años, jefe incontestado de su familia, intere­saba en particular a Morán por los motivos que se verán a continuación.
Mi cortés saludo quedó incontestado: la señora, que se hallaba sentada al lado de su marido, de espaldas a la máquina, se apresuró a colocar su sombrilla en el asiento frontero, junto a la ventanilla, cerró la puerta de golpe y, advirtiendo la mala impresión que me había producido la enrarecida atmósfera del departamento, pronunció unas frases malhumoradas sobre lo molesto que sería que alguien abriese las ventanillas.
Muerto Fernando VII, el regreso de los liberales a la escena política española devolvió a Gregorio García Tabernero un protagonismo desde entonces incontestado.
En el siglo XIII, los nobles húngaros vendían oro, plata, cobre y hierro con Europa occidental a cambio de bienes de lujo. Hasta finales del siglo XII, el poder del rey fue incontestado y supremo en Hungría.
Estas dos batallas fueron el final de la Coalición del Norte, y garantizaron a Rosas el dominio casi incontestado del país por otros diez años, hasta la batalla de Caseros, en 1852.
Mahoma murió en el 632 y fue sucedido por Abu Bakr, el primer califa que dispuso de un control incontestado de toda la península árabe tras las exitosas guerras Ridda, que resultaron en la consolidación de un poderoso estado musulmán en toda la península.
Aunque concedió el territorio del ducado a la Iglesia, Carlomagno conservó el derecho de nombrar a sus duques, una concesión importante que puede ser comparada con el derecho imperial, hasta mucho más tarde incontestado, de investir a los obispos territoriales del Imperio, y quizás ocasionalmente una cuestión de conflicto entre el emperador y el papado, porque el papa Adriano I había nombrado anteriormente al último duque lombardo de Spoleto, Hildeprando en 774.
El triunfo incontestado de Carrero con el nombramiento de don Juan Carlos como sucesor acentuó el enfrentamiento en el seno del gobierno entre los «tecnócratas» y los «aperturistas», cuyo episodio final lo constituyó el «escándalo Matesa» que estalló a mediados de 1969, ya que en él se vieron implicados dos ministros del Opus Dei, lo que intentó ser aprovechado por los ministros «aperturistas», Solís y Fraga, para desbancar a los «tecnócratas» del gobierno (difundiendo los hechos en la prensa del Movimiento que ellos controlaban).
De héroe de las Guerras Liberales pasó a ser líder incontestado de los cartistas, la facción más conservadora del liberalismo portugués, embrión del futuro Partido Regenerador.
Con todo, en febrero de 1912, durante un proceso de división interna entre los republicanos, asumió el liderazgo del proceso que culminó con la creación del Partido Democrático, del que sería líder incontestado, y del Partido Evolucionista.
El triunfo incontestado de Carrero con el nombramiento de don Juan Carlos como sucesor acentuó el enfrentamiento en el seno del gobierno entre los «tecnócratas» y los «aperturistas», cuyo episodio final lo constituyó el «escándalo Matesa» que estalló a mediados de 1969, ya que en él se vieron implicados dos ministros del Opus Dei, lo que intentó ser aprovechado por los ministros «aperturistas», Solís y Fraga, para desbancar a los «tecnócratas» del gobierno —difundiendo los hechos en la prensa del Movimiento que ellos controlaban—.