inconfeso

inconfeso, a

adj. DERECHO Se aplica al reo que no ha confesado el delito que se le imputa.

inconfeso, -sa

 
adj. Que no confiesa el delito que se le imputa.
Traducciones

inconfeso

unconfessed

inconfeso

inconfessato

inconfeso

ADJ [reo] → who refuses to confess
homosexual inconfesocloset homosexual
Ejemplos ?
Hubiera usted muerto inconfeso; poro hoy, desde este calabozo, y cargado con esos grillos, usted puede descubrir el reino de la paz eterna.
¿Acaso no se observa que algunas veces, aun a los mismos que acusan, deseosos seguramente de hacer bien a la sociedad humana, porque las culpas no queden sin el debido castigo, y porque mintie1ron los testigos, y el reo se conservó valeroso en los tormentos, e inconfeso, no pudiendo probar los delitos que le acumularon, aunque se los imputaron con verdad, el juez que ignora esta circunstancia los condena?
Cuando alguna vez hemos aplaudido a O'Loghlin en Ricardo III y Sullivan, a Manuel Dench en el Cardenal Montalto, a Jiménez en Dos horas de favor, a Casacuberta en los Escalones del crimen, a Aníbal Ramírez en las comedias de Rodríguez Rubí, a Lutgardo Gómez en Traidor, inconfeso y mártir, a Torres en Luis XI, a Valero en el Músico de la murga o a Burón en el Drama nuevo, y manifestado nuestro entusiasmo a un anciano que la casualidad nos deparaba por vecino de luneta, siempre hirió nuestros oídos esta contestación: «¡Psche!
¡Un amor doloroso e inconfeso que le punza la sien como una espina, y que le sella el labio como un beso; y que no es como un fruto que se inclina en débil fibra, por el grave peso, y cae a la primera ventolina!
Escenografía: los trajes de los personajes se ajustan al momento y el escenario también Los tres adjetivos que forman nombre de la obra; Traidor, inconfeso y mártir, hacen referencia al rey don Sebastián: Traidor explica la situación del monarca portugés, quien recurre a una nueva identidad para esconderse de la justicia.
Entre ellas destaca como la primera El pastelero de Madrigal, comedia del dramaturgo setecentista Jerónimo Cuéllar, así como la pieza teatral del poeta y dramaturgo del Romanticismo José Zorrilla Traidor, inconfeso y mártir (1849), la novela histórica de Patricio de la Escosura Ni rey ni roque (1835) y El cocinero de Su Majestad o El pastelero de Madrigal (1862) del folletinista Manuel Fernández y González, sin duda la más popular, pues a finales del siglo XIX vendió más de doscientos mil ejemplares de la obra.
Traidor, inconfeso y mártir, es un poema dramático del poeta español José Zorrilla (1817-1893) publicado en el año 1849. Trata sobre el rey Sebastián I de Portugal (siglo XVI), el cual intenta empezar una nueva vida como panadero y huir del monarca español Felipe II, quien quiere asesinarle, ya que es una amenaza para su soberanía al trono de Portugal.
Inconfeso alude a los interrogatorios que sufre en Medina del Campo, donde niega, a pesar de todas las torturas, ser el verdadero rey.
Religiosa (Ira de Dios, La Virgen al pie de la Cruz) Amorosa (Un recuerdo y un suspiro, A una mujer) Sentimental (La meditación, La luna de enero) Tradicional (Toledo, A un torreón) Los Cantos del Trovador (1840) Granada (1852) La Leyenda del Cid (1882) (por la Universidad de Toronto) A buen juez, mejor testigo Para verdades el tiempo y para justicias Dios El capitán Montoya Margarita la tornera La pasionaria La azucena silvestre La princesa Doña Luz A la memoria de Larra El zapatero y el Rey (1839 y 1842) Sancho García (1842) El puñal del godo (1843) Don Juan Tenorio (1844) La Calentura (1847) Traidor, inconfeso y mártir (1849): el Romanticismo en el marco literario español.
Una Vez en el Circo Ben aun mantiene su temor inconfeso, por lo que dentro del Circo y con todos riendo Ben sale con la escusa de comprar algo.
Anteriormente estuvo en el convento de Madrigal de las Altas Torres, donde protagonizó un hecho insólito junto al famoso pastelero de Madrigal, inmortalizado por el escritor español José Zorrilla en su obra Traidor, inconfeso y mártir.
En la misma década, y también con una intención política actual, destaca Españoles sobre todo (1844), de Eusebio Asquerino, que obtuvo un gran éxito tratando sobre la Guerra de Sucesión a comienzos del siglo XVIII y, dado su paralelismo con la situación política de la época, se entendió como una propuesta de reconciliación nacional patriótica), o Traidor inconfeso y mártir, de José Zorrilla, sobre la tradición legendaria del rey don Sebastián de Portugal (véase Sebastianismo).