inclemente


También se encuentra en: Sinónimos.

inclemente

adj. Que no tiene clemencia, en especial el tiempo este invierno ha sido inclemente. severo clemente

inclemente

 
adj. Falto de clemencia.

inclemente

(inkle'mente)
abreviación
1. que no tiene compasión un castigo inclemente
2. fenómeno climático que es muy extremado un viento inclemente
Sinónimos

inclemente

Traducciones

inclemente

austère, sévère

inclemente

severo

inclemente

inclemente

inclemente

ADJ (Meteo) → harsh, inclement
Ejemplos ?
No eres humilde, y a tus penas quieres Otras nuevas juntar. Si tú me oyeras, No contra el aguijón te moverías, Pues sabes que el tirano es inclemente, Ni se rinde a razones.
El navegante que parte de regiones lejanas hacia zonas templadas, no debe acongojarse de los días grises; no de acongojarse cuando atraviesa la zona de las aborrascas, la zona de las brumas y del tiempo inclemente, porque la brújula, siembre invariable, debe ser su segura y su inmortal esperanza.
La fe del ánima espinas, Y espina el amor del hombre, Mentiras son más divinas Con más hechicero nombre. Y si espinas solamente Son virtud, ciencia y amor, ¿Dónde está, suerte inclemente, De tanta espina la flor?
Al mismo tiempo que la riqueza cacaotera avanzaba con el incremento de insospechables riquezas, las espaldas y pulmones de los indios y peonada que permanecía en la esclavitud al pie de las huertas cacaoteras, moría abandonada y en medio de un verdadero infierno de enfermedades y plagas del trópico; entre ellas el paludismo, la desnutrición, tuberculosis y degeneración de la raza por falta de una alimentación y vivienda, que les ampare de la intemperie inclemente y diezmadora de vidas y pueblos enteros.
Y también os lo digo, Alteza, porque habréis de lidiar durante vuestra vida, que para bien de todos os deseo larga y colmada de aciertos, con los tres embates que siempre se arrancan y siempre se estrellan contra el alma de los elegidos: el hombre impaciente, el del tiempo inclemente y el de la circunstancia desaforada e hiriente.
Y la mar inclemente crece y crece, y crece sin cesar y se levanta; un hombre entre las olas desparece, y el que le ve ni tiembla ni se espanta.
Fabio, que estaba junto a mi sentado, Reventaba de risa, y muy frecuente Con su codo tocaba en mi costado. Yo procuré apretar diente con diente, Para no prorrumpir la carcajada, Ni ser de Baco víctima inclemente.
¡Oh mil veces fatal ruego, imprudente súplica, por mi mal bien acogida! ¡Oh condición de Amor cruda, inclemente! Baja de Olimpo el pérfido, y fingida piedad muestra en su rostro y apostura dulce el falso, y sonrisa fementida.
No hay duda, es Estefanía: »Yo distinguí su pellote: »Mi puñal será su azote; »Mueran a mi furia impía.» Dice y como tigre hambriento Con ayuno de dos días, Que de las matas bravías Cuando salta, hiende el viento, Que a sus presas ataraza, Bebe sangre en sus enojos Y hechos brasas ambos ojos Hiere, rasga, despedaza: Se arroja al punto Fernán Con el puñal matador Que refleja su furor Sobre el nocturno galán. En sus entrañas con brío Hundió el acero inclemente, Que entró en sus entrañas frío Y de ellas salió caliente.
Quiero mi pecho herir, y no hallo espada; voy a ahorcarme despues, y encuentro gente; subo a un monte a lanzarme, e inclemente plebe al punto diviso congregada.
En la tarde anterior, cuando volvía, vencedor inclemente, trayendo los despojos palpitantes en la garra potente, bajaban dos viajeros presurosos la rápida ladera; un niño y un anciano de alta talla y blanca cabellera.
Miles de compatriotas salían huyendo hacia las ciudades, precipitándose por entre la maleza salvaje de las montañas, que azotaban los cuerpos con sus fauces verdes de espinos. Los pies sangrantes de ancianos y niños, dejaban su huella de peregrinación dolorosa, al a-travesar la naturaleza inclemente.