incierto


También se encuentra en: Sinónimos.

incierto, a

1. adj. Que no es cierto es totalmente incierto lo que dices. falso, ficticio
2. Que es dudoso o desconocido el banquero se encuentra en paradero incierto. inseguro
3. Que es impreciso o borroso desde el valle contemplamos el incierto perfil de las montañas. confuso, vago preciso

incierto, -ta

 
adj. No cierto, falso.
Inconstante, no seguro.
Desconocido, ignorado.

incierto, -ta

(in'θjeɾto, -ta)
abreviación
1. cierto que no tiene precisión o definición un recuerdo incierto
2. determinadoconocido que no se conoce y se percibe como negativo Sentía la influencia de una enfermedad incierta.
3. que es falso o de dudosa veracidad una declaración incierta
Sinónimos

incierto

, incierta
adjetivo
1 dudoso*, equívoco, ambiguo*, oscuro.
«Lo dudoso supone en el ánimo indeciso razones, motivos o antecedentes que, inclinándose igualmente a opiniones o acciones diversas, suspenden su resolución. Lo incierto supone falta de aquellas mismas razones, motivos o antecedentes que constituyen lo dudoso, lo cual deja al ánimo sin facultad o luz suficiente para fijar su resolución o su persuación. Es dudoso el partido que se debe tomar en una guerra civil. Es incierta la hora de nuestra muerte.»
José López de la Huerta
2 inseguro, vacilante, inconstante, titubeante, mudable.
Se dice de aquellas personas o cosas que presentan un comportamiento poco predecible o con tendencia a ser modificado constantemente.
3 desconocido*, ignorado, ignoto (formal).
Por ejemplo: el futuro es incierto para todos.
Traducciones

incierto

vage, ungewiss

incierto

nejistý

incierto

usikker

incierto

epävarma

incierto

incertain

incierto

nesiguran

incierto

不確実な

incierto

불확실한

incierto

onzeker

incierto

usikker

incierto

niepewny

incierto

incerto

incierto

osäker

incierto

ที่ไม่แน่นอน

incierto

belirsiz

incierto

không chắc chắn

incierto

不确定的, 不确定

incierto

不確定

incierto

ADJ (= dudoso) → uncertain; (= inconstante) → inconstant; (= inseguro) → insecure
Ejemplos ?
Asi llegaron del alcalde muerto A la tumba ostentosa, Do escribieron en vano «aquí reposa.» (196) Pues tomando al morir un rumbo incierto, De la horrorosa duda Entró su alma inmortal en el desierto.
nte el trono de Dios el cielo abierto, suspendido el dolor en el abismo, la absorta creación con ojo incierto se tornó a contemplar en el desierto el sublime misterio del BAUTISMO.
Pero entre los costos y la esperanza, permanece incierto el tramo que deberá recorrerse; el riesgo de querer cambiarlo todo en desorden y quedarse finalmente sin nada.
Lo que es verdad de relación (de forma y de cantidad), es a menudo grandemente es falso respecto a la moral, por ejemplo. En esta última ciencia por lo general es incierto que el todo sea igual a la suma de las partes.
Yo esperé, perdido en la oscuridad, mientras el fraile encendía un enroscado de cerilla, que ardió esparciendo olor de iglesia. La llama lívida temblaba en el ancho zaguán, y al incierto resplandor columbrábase la cabeza del fraile, también temblona.
No se cuentan los años. Es incierto en lugar en el que espera la muerte; tu, pues, espérala por todo lugar. Yo quería acabar, y mi mano iba a concluir la carta, pero hay que cumplir el rito acostumbrado y dar a la carta el medio para hacer su camino.
Miguel León Portilla llama “TOLECÁYOTL”; José Luís Martínez en su obra “Nezahualcóyotl, Vida y Obra” nos dice: “No es extraño, entonces, que en sus ideas religiosas Nezahualcóyotl haya vuelto también a las antiguas doctrinas toltecas. Lo que sabemos de éste pueblo es por lo general legendario e incierto.
En ese período “de incierto” nuestros políticos de Canelones eran guiados espiritualmente y materialmente aplaudidos por Alsina, Pacheco, Ferrara y Ocampo, los abogados porteños y unitarios que habían venido a ocupar, a ruego de aquéllos, las “mantecosas sinccuras” del Tribunal de Apelaciones de la Provincia.
Yo sé de mí lo incierto, lo vago, lo inseguro, o imaginario y fútil, lo sin razón ni pie: todo eso en que se amasa la fama; un pozo oscuro do en ver se empeñan todos lo que ninguno ve.
Desfiles angustiosos de una caravana humana clorótica, que se desparramaba, como una lluvia de hojas secas, viajando en alas de un destino incierto a través de pueblos y ciudades, lanzados de sus propias querencias.
Venid, volad, guerreros del desierto, como nubes en negra confusión, todos suelto el bridón, el ojo incierto, todos atropellándoos en montón.
Por ellos trepan y con ellos se entrelazan el norbio, el cundeamor y el recuerdo y otras varias sutiles enredaderas de nombre incierto y altisonante.