inadvertido

(redireccionado de inadvertidos)
También se encuentra en: Sinónimos.

inadvertido, a

1. adj. Que no es advertido o notado se disfrazó para pasar inadvertido. desapercibido
2. Que no atiende a lo que hace o no pone cuidado en ello. distraído, descuidado

inadvertido, -da

 
adj. Díc. de la persona que no advierte o repara en las cosas que debiera.
No advertido.

inadvertido, -da

(inadber'tiðo, -ða)
abreviación
1. que no es notado o percibido recibir un golpe inadvertido
2. persona que no repara en las cosas que debe hacer un joven inadvertido
Sinónimos

inadvertido

, inadvertida
adjetivo
Traducciones

inadvertido

unbemerkt

inadvertido

inaperçu

inadvertido

onopgemerkt

inadvertido

незабелязано

inadvertido

被忽视

inadvertido

被忽視

inadvertido

ubemærket

inadvertido

obemärkt

inadvertido

ADJ
1. (= no notado) → unnoticed, unobserved
pasar inadvertidoto go unnoticed, escape notice
2. (= despistado) → inattentive
Ejemplos ?
Nuncí los resplandores del sol pasaron inadvertidos, y sol esplendoroso en nuestro mundo americano habría sido la mu- jer que tan alto descollara en las letras.
La corrupción, sin embargo, no ha podido aun penetrar en todas partes, y aunque por desgracia impotentes o inadvertidos, pero existen en aquella corporación virtuosos y legítimos representantes de quienes la patria ultrajada reclama y espera importantes servicios.
Las modas pedagógicas que se van incubando a través de variadas etapas de gestación, como es obvio, se encadenan para generar cada día, al ritmo de la experimentación o de la ideación, lo que un joven investigador encuentra en el devenir de hitos teóricos que a veces parecieron fugaces o inadvertidos y de pronto, un hilo más claro le descubre lo que en sus épocas de nacimiento propositivo, parecía oscuro.
El escándalo de siempre; los estruendos citadinos, antes inadvertidos y las mismas voces ligeramente variadas por el estado de ánimo que las embargaba.
No pasan inadvertidos detalles de esta magnitud en ninguna parte, y mucho menos en Montonera; pero antes de que el pueblo atónito se convenciese del insolente boato que gastaba la tía Hilaria; antes de que en la rebotica se comentasen acaloradamente las obras de reparación y ensanche emprendidas a todo coste en el ruinoso mesón, y la adquisición de varios terrenos de labradío de los más productivos, pegados a las heredades de Hilaria, y que las redondeaban como una bola, ya Zoila había gritado a su padre con ronca y furiosa voz y con iracundo temblor de labios: -Tos los lujos asiáticos de la tía Hilaria, ¿sabe usté de ónde salen?
Nataniel iba a responder encolerizado, pero se tranquilizó y contestó: ―Dime, Segismundo, ¿cómo es posible que los encantos celestiales de Olimpia hayan pasado inadvertidos a tus clarividentes ojos?
Dichas estas palabras, apartó de sí los despojos y los colgó de un tamarisco, cubriéndolos con cañas y frondosas ramas del árbol, que fueran una señal visible para que no les pasaran inadvertidos, al regresar durante la rápida y oscura noche.
Los años pasan inadvertidos en casa, míster Copperfield; si no fuera porque elevan a los humildes, es decir, a mi madre y a mí, y que aumentan la belleza y las gracias de un modo especialísimo en miss Agnes.
Al pronto, Carbón y su obispo fueron muy curioseados y celebrados; después la gente se acostumbró a ellos, y pasaban casi inadvertidos entre la muchedumbre de agüistas.
Las partidas que correspondan a la corrección de errores contables de períodos anteriores, provenientes de equivocaciones en cómputos matemáticos, de desviaciones en la aplicación de normas contables o de haber pasado inadvertidos hechos cuantificables que existían a la fecha en que se difundió la información financiera, se deben incluir en los resultados del período en que se advirtieren.
ASI, NUESTROS AGENTES TENDRAN PRETEXTOS PARA AFIRMAR QUE QUIENES NOS IMPUGNAN SON UNOS CHARLATANES SIN ARGUMENTACION PARA REFUTAR SERIAMENTE NUESTROS PROYECTOS. TALES PROCESOS, INADVERTIDOS PARA LA OPINION PUBLICA PERO SEGUROS, NOS ATRAERAN CIERTAMENTE LA ATENCION Y LA CONFIANZA PUBLICA.
Nos presenta lo bello terrenal en un resplandor verdaderamente celeste; lo elevado, en su más alta majestad; lo que, según nuestra experiencia, es temeroso, en la forma más aterrorizante, y lo ridículo, con indescriptible comicidad; a veces nos hallamos, aun después de despertar, tan dominados por una de estas impresiones, que creemos no haber hallado nunca en el mundo real nada semejante.» Surge aquí la interrogación de cómo pueden referirse a un mismo objeto las despreciativas observaciones anteriores y estas entusiásticas alabanzas. ¿No habrán pasado inadvertidos para unos autores los sueños desatinados, y paraഊotros los profundos e ingeniosos?