in pectore

in pectore

(Expresión latina.)
1. loc. adj. Expresa que se ha tomado una resolución, pero que todavía se guarda en secreto.
2. loc. adv. RELIGIÓN Se refiere a un cardenal cuya designación tiene hecha el papa, pero cuya proclamación se reserva
Ejemplos ?
Solino en sus Collectantes de Mirabilis Mundi (circa del año 200) también recoge la existencia de Blemias: “Blemmyas credunt truncos nasci parte, qua caput est, os tamen et oculos habere in pectore”.
(Un cardenal in pectore nombrado por el papa Juan Pablo II en el año 2003 se rumoreaba que residía en China continental, pero que el nombramiento expiró con la muerte del pontífice, ya que el nombre del cardenal nunca se publicó.) Se retiró en enero de 2006, y murió el miércoles 22 de agosto de 2012, después de una batalla contra una infección de neumonía, también tras haber luchado contra el cáncer de pulmón desde su diagnóstico en agosto de 2006, ocho meses después de su retiro.
Existe una notable excepción: los cardenales cuyo nombre no es revelado por el papa por razones particulares, normalmente, de carácter político (los llamados cardenales in pectore), tienen la antigüedad y precedencia correspondientes al momento en que el romano pontífice, sin desvelar su nombre, anunció su incorporación al Colegio.
En el lenguaje culto y especialmente el científico (por ejemplo en los nombres taxonómicos (en los cuales suelen imbrincarse latinismos con helenismos siendo los helenismos casi siempre latinizados en su desinencia) y más que nada en el lenguaje del derecho se usan frecuentemente ya no solo latinismos sino locuciones latinas tales como Patria potestad, dura lex sed lex, in dubio pro reo, rara avis (ave rara o insólita, aunque figuradamente se aplica a alguien o algún fenómeno inusual en especial si es descollante), pro tempore, in pectore, mea culpa, de profundis etc.
Si un papa muere antes de revelar la identidad de un cardenal in pectore, el cardenalato expira. Éste fue el caso ocurrido con el papa Juan Pablo II, quien nombró a un cardenal in pectore al final de su pontificado y que permaneció secreto incluso hasta la muerte del pontífice el 2 de abril de 2005.
Se especuló mucho con la posibilidad de que el testamento del Santo padre contuviese en nombre del cardenal in pectore, pero no fue así, y lo más probable es que nunca llegue a saberse a quién cupo el honor de la designación.
Actualmente este cargo lo ocupa William Joseph Levada, cardenal diácono de Santa María in Dominica. Además de los cardenales proclamados, un papa puede nombrar cardenales in pectore, expresión latina que significa en el pecho.
A un cardenal in pectore solo lo conoce el papa; puede ser que ni siquiera el propio cardenal tenga noticia de su elevación. Los cardenales reservados in pectore lo son para protegerlos a ellos o a sus congregaciones de represalias en caso de conocerse su identidad, o bien para que su nombramiento no cree tensiones internacionales a la Santa Sede.
Si las condiciones cambian, de forma que un cardenal secreto no comporte ya mayores riesgos, el papa puede hacer público el nombramiento del cardenal in pectore en cualquier momento, ocupando el lugar de precedencia de su consistorio original.
Fue creado cardenal en 1998, pero su nombre permaneció reservado in pectore hasta que se procedió a su proclamación en el consistorio del 21 de febrero de 2001, cuando se le asignó el título de S.
Por el contrario, el último caso de un cardenal in pectore cuyo nombre fue dado a conocer más tarde es el de Marian Jaworski, arzobispo de Leópolis y primado de la Iglesia Ucraniana de rito latino.
Barbaro sirvió a la República de Venecia como embajador en la corte de Isabel I de Inglaterra en Londres, y como representante en el Concilio de Trento. Su nombramiento como cardenal pudo haber sido secreto (in pectore) para evitar causar complicaciones diplomáticas.