Ejemplos ?
Comenzó a escribir con sólo nueve años, y con diez años escribió su primera novela, aunque lógicamente era impublicable y ni siquiera tenía título, aunque su hermana Joyce tuvo que leerla.
Tan sorprendentes son las acusaciones implícitas del roman à clef que, de haber implicado a una figura de menos relevancia y a un novelista menos destacado que Harris, las leyes antilibelo del Reino Unido podían haber hecho impublicable la novela.
Bajo el Derg (comité revolucionario, a partir de julio de 1974), Guebre-Egziabher fue detenido, junto a otros tres literatos, por traducir al amárico los textos de Karl Marx, entre los que se encuentra El Capital. Según Reidulf Molvaer, Sehbat Guebre-Egziabher era un «autor impublicable» pero también el «favorito de los escritores etíopes».
Como el grupo aún le debía un último sencillo a la discográfica, decidieron enviar una canción titulada Cocksucker Blues, con una letra obscena que la hacía impublicable.
La serie se explica por el contexto de libertad que siguió a la muerte de Franco y hoy día sería impublicable debido fundamentalmente a las escenas de violencia conyugal.
Para vengarse, Bators cantó lejos del micro, asegurándose así de que Sire no pudiera editarlo sin su colaboración; el resultado fue material impublicable.
El informe final se terminó en 1968, pero resultó impublicable debido a su longitud, de 5 volúmenes, y la complejidad de las transcripciones que ocupaban tres de los cinco volúmenes, por lo cual se distribuyó a través de la serie de microfilmes de la Universidad de Chicago.
La gran obra, la «verdadera» obra de Casanova, la Histoire..., en la que había trasegado o infundido todo de sí mismo, fue escrita en los últimos años de su vida, y quedó inconclusa, porque la vida no le dio tiempo para acabarla. Aparte está el tema de que la obra, en su plasmación original, era prácticamente impublicable.
En 1995 Chaosium decidió desentenderse del trato y perdió así definitivamente los derechos de RuneQuest, que pasaba a ser un juego impublicable: Chaosium no tenía los derechos del nombre y Avalon Hill no tenía los de los textos contenidos en el juego.
Fue uno de los miembros más activos en la lucha por conmutar la pena de muerte de Juan García Suárez "el Corredera". Escribió Coral Juan García, el corredera (impublicable hasta 1977 en Madrid).
No tiene intención de separar otra vez a los personajes geográficamente, como se vio obligado a hacer con el manuscrito original de Festín de cuervos debido a su longitud impublicable.