imprudencia


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con imprudencia: impericia, negligencia

imprudencia

1. s. f. Falta de prudencia o moderación. aturdimiento, irreflexión aturdimiento, cautela, prudencia
2. Acción o palabras realizadas sin tener en cuenta los riesgos y peligros que conlleva es una imprudencia conducir a tanta velocidad. temeridad
3. imprudencia laboral DERECHO La que comete un trabajador en la prestación de sus servicios y que puede ocasionar un accidente.
4. imprudencia temeraria DERECHO Actitud o acción muy imprudente que, pudiendo dar lugar a una desgracia, constituye un delito.

imprudencia

 
f. Falta de prudencia.
Acción imprudente.
der. imprudencia temeraria Punible e inexcusable negligencia.

imprudencia

(impɾu'ðenθja)
sustantivo femenino
falta de cautela o buen juicio actuar con imprudencia
Sinónimos

imprudencia

sustantivo femenino
descuido, ligereza, insensatez, irreflexión, impremeditación, imprevisión, temeridad, precipitación*, irresponsabilidad. previsión, acierto, reflexión, cuidado.
Irresponsabilidad se utiliza cuando la imprudencia se comete con grave riesgo.
Traducciones

imprudencia

轻率

imprudencia

輕率

imprudencia

SF
1. (= cualidad) (al hacer algo) → imprudence, rashness; (al averiguar algo) → indiscretion
2. (= acción) fue una imprudencia del conductorit was the driver's carelessness
imprudencia temerariacriminal negligence
ser acusado de conducir con imprudencia temerariato be charged with dangerous driving
Ejemplos ?
Nunca había salido de noche, siempre había permanecido en casita, dormitando tras los tibios pétalos. ¡Ay, su imprudencia le iba a costar la vida!
Pero un buen día se dio cuenta de que el monedero no estaba cerrado, por lo que se asomó a la abertura, para echar una mirada al exterior. Era una imprudencia, pero pudo más la curiosidad, y esto se paga.
Eutifrón: ¡Por Júpiter!, Sócrates, si su imprudencia llega al punto de atacarme, bien pronto encontraré su flaco, y correrá más peligro que yo delante de los jueces.
Todo esto lo explicaba con un aire de "naiveté" (ingenuidad) que me arrebataba, y al mismo tiempo me apenaba y me convencía. Llegó a acusarme, riendo, de precipitación y de imprudencia.
La imprudencia de Don José León Domínguez iba ya precipitando el ascenso del pueblo y preparando una crisis amarga a un negocio cimentado en la beneficencia.
Este recuerdo era el que más amargura le proporcionaba,; ella sabía que su hombre no vivía más que mirándose en sus ojos, que un capricho suyo por satisfacer era una espina clavada en su pecho, y sabiendo que vivía rabiando por no poder tenerla como a una reina en su trono, y soñando con echarse al tabaco para que se acabaran ya de una vez estrecheces y amarguras, había ella cometido la imprudencia de confiarle sus tan vehementes deseos de darle un boca abajo a la mujer del Chirimollo.
Era de felicitarse que la desgracia de Guedina no hubiera provocado más muertes que la de Muza, víctima no de los proyectiles, sino de su propia imprudencia.
La satisfacción de la princesa, al verse tan fácilmente liberada de las consecuencias de su imprudencia, anuló de inmediato todo sentimiento de pena por la pérdida del amante; la desaparición de Petróvich se explicó por su supuesta huida a consecuencia de ciertas deudas de juego que no podía pagar, y por temor de que ello llegara a oídos del gobernador, como por cierto parecía ser, según quedó confirmado por la investigación que se llevó a cabo.
Sin que tratemos de disculpar este desorden-continúa-que por el contrario tiene el carácter de un verdadero atentado, es forzoso reconocer que ha sido el colmo de la imprudencia por parte de la policía encargada de las fiestas...
434.- Cuando los actos previstos en los artículos anteriores fueren cometidos por imprudencia, o por negligencia, o por impericia en el propio arte o profesión, o por inobservancia de los reglamentos u ordenanzas, se impondrá multa de cincuenta a quinientos sucres, si no resultare enfermedad o muerte de alguna persona; y prisión de seis meses a cinco años, si resultare enfermedad o muerte.
Confieso empero que un francés mozo, con quien estaba alojado, faltó al respeto debido á los emperadores de Indias y de Marruceos, diciendo con mucha imprudencia que en Europa habia soberanos muy píos que gobernaban con acierto sus estados, y freqüentaban tambien las iglesias, sin quitar por eso la vida á sus padres y hermanos, ni cortar la cabeza á sus vasallos.
Le parecía increíble que pudiese sin impedimento acercarse a la amada, estrechar su mano, beber la luz de sus ojos, grandes y húmedos de dicha... Y ahora -tarde- reconocía la imprudencia.