imprecación

(redireccionado de imprecaciones)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con imprecaciones: apostrofe

imprecación

1. s. f. Acción y resultado de imprecar.
2. Expresión con que se evidencia que se desea que ocurra algo malo o que alguien reciba un daño alzó la voz para que se sintiesen sus imprecaciones e insultos. maldición, execración
3. RETÓRICA Figura retórica que consiste en exclamar el deseo de que ocurra algo malo a otro.

imprecación

 
f. Acción de imprecar.
ret. Figura que consiste en imprecar.

imprecación

(impɾeka'θjon)
sustantivo femenino
expresión de deseos de que alguien sufra un daño o mal Los simpatizantes del equipo local recibieron a los visitantes con imprecaciones y silbidos.
Sinónimos

imprecación

sustantivo femenino
maldición, execración, condenación*.
«La imprecación es la expresión vehemente del mal que se invoca contra alguno. La maldición es la invocación del poder divino en daño de otro. La execración es la manifestación del horror que inspira alguna persona u objeto. La imprecación supone debilidad o miedo; la maldición, deseo de justicia o de venganza; la execración, un sentimiento profundo de rencor o de antipatía»
José Joaquín de Mora
Traducciones

imprecación

imprecation

imprecación

imprécation

imprecación

imprecazione

imprecación

SFimprecation, curse
Ejemplos ?
Dime, dime qué desgracia ha ocurrido. FEDRA El hijo de la ecuestre amazona, Hipólito, grita y lanza imprecaciones terribles contra mi nodriza.
La virtuosa esposa vomitó contra el una tempestad de imprecaciones e insultos hasta desear que se hubiese roto una pata por el camino.
Poco después, los que estaban allí volvieron a decir a Pedro: Ciertamente eres de ellos pues además eres galileo. 71. Pero él, se puso a echar imprecaciones y a jurar: ¡Yo no conozco a ese hombre de quien habláis! 72.
Merced al desorden que este nuevo lance produjo en el duelo, la viuda logró alcanzar con las uñas el pelo de su adversaria, zarandeóla un rato a su gusto, gritaron entrambas con horribles imprecaciones, terciaron los hombres en el asunto, hubo diferencias entre ellos, sacudiéronse el polvo algunos, y en pocos instantes aquella mugrienta habitación se transformó en un campo de batalla, verdaderamente aterrador, batalla que hubiera costado mucha sangre, a no presentarse en la sala, muy a tiempo, el alcalde de mar.
Oía choque de corazas y espadas, sonar de cuentos de lanza sobre baldosas, pasos trabajosos y desiguales, sordas imprecaciones, blasfemias cínicas, sollozos desgarradores arrancados de mujeriles pechos.
Quise obedecerla y lo hice; mi padre, que no tardó en conocerlo, me maldijo repetidas veces, pidió a las horrendas Erinies que jamás pudiera sentarse en sus rodillas un hijo mío, y el Zeus del infierno y la terrible Perséfone ratificaron sus imprecaciones.
Se encarece expresamente a los amigos que en las reuniones sólo empleen las palabras más lascivas, más libertinas y las expresiones más soeces, las más fuertes y blasfemas. El nombre de Dios sólo se pronunciará acompañado siempre de invectivas o imprecaciones, y se repetirá lo más a menudo posible.
Retirado pues, con su esposa, devoraba Meleagro la acerba cólera que le causaran las imprecaciones de su madre; la cual, acongojada por la muerte violenta de un hermano, oraba a los dioses, y puesta de rodillas y con el seno bañado en lágrimas, golpeaba el fértil suelo invocando a Hades y a la terrible Perséfone para que dieran muerte a su hijo.
¿Por qué murmuran en los tiempos adversos y desgraciados, como si ofendidos se hubieran ido, y al mismo tiempo con impías imprecaciones injurian la religión cristiana?
Le herirá uno de estos dos malos destinos: o Poseidón le enviará muerto á las moradas del Hades, cumpliendo así mis imprecaciones, o expulsado de aquí y vagando por tierra extranjera, arrastrará él su vida miserablemente.
¡Dios!, ¡carajos demonios!, ¡animales, sois unus estúpidos con vuestro viejo Dios! Y un torrente de imprecaciones discurrió como un río de lava ardiente en una erupción del Vesubio.
Un rumor confuso mezclado de imprecaciones y de metálicos ruidos salía por bocanadas de la cámara inmediata, cuya puerta custodiaba un hombrecillo rechoncho, colorado de fisonomía jovial, que se cuadró para dar paso a los recién venidos, sonriéndoles con un guiño de significativa expresión.