impotente

(redireccionado de impotentes)

impotente

1. adj. Que no tiene potencia, fuerza o poder para hacer o resistir una cosa me siento impotente para solucionar el problema; impotente ante la adversidad. débil, inútil poderoso
2. adj./ s. m. MEDICINA Se aplica al hombre que padece impotencia sexual aun sabiendo que era impotente, decidió casarse con él.

impotente

 
adj. Que no tiene potencia.
adj.-m. Díc. del hombre incapaz de realizar el coito.

impotente

(impo'tente)
abreviación
1. que no tiene fuerza o competencia para realizar una cosa Se quedó impotente ante la adversidad.
2. medicina hombre que padece impotencia sexual Consultó al médico porque era impotente.
Traducciones

impotente

impotente

impotente

impuissant

impotente

無力

impotente

ADJ
1. (para hacer algo) → impotent, helpless
2. (Med) → impotent

impotente

a. impotent, rel. to or suffering from impotence.

impotente

adj (sexualmente) having erectile dysfunction, impotent (ant)
Ejemplos ?
Los esfuerzos del caballero eran impotentes contra tantos enemigos, su brazo se abatía, y la sangre que corría de sus heridas, agotaba no poco sus fuerzas.
Este cuadro representa una escala militar de 2.000 leguas de longitud y 900 de latitud en su mayor extensión, en que 16 millones de americanos defienden sus derechos o están oprimidos por la nación española, que aunque fue, en algún tiempo, el más vasto Imperio del mundo, sus restos son ahora impotentes para dominar el nuevo hemisferio y hasta para mantenerse en el antiguo.
Decir que el real erario está sin fondos, es decir que los vínculos de la seguridad interior están disueltos, que los peligros exteriores son irresistibles y que el Gobierno, débil por falta de recursos efectivos, no puede oponer a la ruina del pueblo sino esfuerzos impotentes.
«Siendo la Iglesia el edificio de Cristo, quien sabiamente ha edificado su casa sobre piedra, no puede estar sometida a las puertas del infierno; éstas pueden prevalecer contra quien se encuentre fuera de la piedra, fuera de la Iglesia, pero son impotentes contra ésta»(78).
Tan solo cien mil, ni más ni menos, la enciclopedia ladra que te adoran, los muy creídos, como ciertos creyentes de otras farsas impotentes de aguantar el miedo de saberse solamente entes, químicas efervescentes que se desvanecen, entidades biológicas perdidas en el páramo fecundo de las euforias cósmicas que necesitan ritos para alivianarse cargas a su egocentro en preces y sentirse a salvo.
Yo voy allí con frecuencia; cuando alguno de mis amigos, o de mis no amigos se pasa de la raya conmigo, me voy allí, busco un buen trozo de césped y se lo consagro, a él o a ella, a quien sea que quiero enterrar, y lo entierro enseguida; y allí se están muertitos e impotentes hasta que resucitan, nuevitos y mejores.
95.- Es nulo el matrimonio contraído por las siguientes personas: 1o.- El cónyuge sobreviviente con el autor o cómplice del delito de homicidio o asesinato del marido o mujer; 2o.- Los impúberes; 3o.- Los ligados por vínculo matrimonial no disuelto; 4o.- Los impotentes; 5o.- Los dementes; 6o.- Los parientes por consanguinidad en línea recta; 7o.- Los parientes colaterales en segundo grado civil de consanguinidad; y, 8o.- Los parientes en primer grado civil de afinidad.
Su crecimiento avanza de un modo tan espontáneo, tan constante, tan incontenible y al mismo tiempo tan tranquilo como un proceso de la naturaleza. Todas las intervenciones del Gobierno han resultado impotentes contra él.
Sin duda, señores, el triunfo ha sido más grandioso y espléndido de lo que era preciso para que toda idea de un nuevo trono erigido en México sea desde luego desechada como una empresa de orates; sin duda, los Gutiérrez Estrada y los Almonte acabaron para siempre su infame papel y no serian ya escuchados aun cuando se propusiesen empezar de nuevo; sin duda el clero y los restos del antiguo ejército están suficientemente desarmados para que la paz pública no tenga mucho que temer de estos irreconciliables pero impotentes enemigos...
¡qué desgraciada soy a causa de mis males! ¡Sus espadas se han tornado impotentes contra la belleza! No tardará algún argiano armado en abalanzarse a la morada en ayuda de esa mujer.
No hubiera dejado muy pronto de fastidiar a la gente con sus habladurías de pedante, si uno de los carneros espectadores no le hubiera cerrado el pico, diciéndole: «Mirá, capón amigo; cuando te hayan salido astas y seas capaz de dar topadas y cuando, sobre todo, puedas enseñarnos tus hijos, te pediremos opinión; pero, hasta entonces cállate, para que no se ría de ti la gente». ¡Ah, crítica! consuelo y desquite de los impotentes.
León Faucher, conocido más tarde por sus esfuerzos impotentes por llegar a ser un Guizot de la contrarrevolución francesa, sostuvo en los últimos tiempos de Luis Felipe una guerra con la pluma a favor de la industria, contra la especulación y su caudatario, el Gobierno.