impotente

impotente

1. adj. Que no tiene potencia, fuerza o poder para hacer o resistir una cosa me siento impotente para solucionar el problema; impotente ante la adversidad. débil, inútil poderoso
2. adj./ s. m. MEDICINA Se aplica al hombre que padece impotencia sexual aun sabiendo que era impotente, decidió casarse con él.

impotente

 
adj. Que no tiene potencia.
adj.-m. Díc. del hombre incapaz de realizar el coito.

impotente

(impo'tente)
abreviación
1. que no tiene fuerza o competencia para realizar una cosa Se quedó impotente ante la adversidad.
2. medicina hombre que padece impotencia sexual Consultó al médico porque era impotente.
Traducciones

impotente

impotente

impotente

impuissant

impotente

無力

impotente

ADJ
1. (para hacer algo) → impotent, helpless
2. (Med) → impotent

impotente

a. impotent, rel. to or suffering from impotence.

impotente

adj (sexualmente) having erectile dysfunction, impotent (ant)
Ejemplos ?
Acaso de su carro tras la viviente rueda Con impotente saña caminará Luzbel, Y porque allí cegarle su resplandor no pueda Agolpará esas nubes entre su gloria y él.
—Para mí un dédalo: la encarnación de un siglo, la cifra de un conjuro, de enigmas una red, el paso de un cometa, la aparición de un genio del paraíso echado, un ser, en fin, a quien vi siempre con asombro, mas de sus fases múltiples razón no me di nunca, ni dármela podré; su colosal, heroica y olímpica grandeza no abarcará impotente jamás mi pequeñez.
es el único órgano legítimo de la voluntad de los pueblos de la Provincia ” y declarar por consecuencia, que se considerará como sediciosos y anarquistas a “cualquier individuo o individuos que quisieren considerarse autorizados para reclamar derechos de la Provincia o entablar pretensiones que puedan de algún modo alterar el orden público”, expresa que: “La Junta espera con fundamento que todos los habitantes de la Provincia prestarán mano fuerte a las autoridades para acabar de hacer volver a entrar en la nada estas últimas tentativas de un delirio criminal e impotente, contribuyendo de este modo a quitar los obstáculos que producen tales acontecimientos, para caminar hacia los halagüeños destinos que preparan a la Provincia las autoridades nacionales”.
El mismo La Serna á los cuarenta días de ser gobierno, clamaba por buques y refuerzo de tropa, re- conociéndose ya tan impotente como Pezuela para detener la ola revolucionaria.
Un pequeño punto cercano identificado como Platanillos, su tierno hijo enfermo de paludismo, impotente buscaba la forma de curarlo, de hacer remedios con lo que estaba a su alcance, y le toco hacerse médico a la fuerza.
El reconocimiento de las fuerzas sordas y malignas de la sociedad, que con el nombre de orden encubren la rabia de ver erguirse a los que ayer tuvieron a sus pies, no puede ir hasta juntar manos con la soberbia impotente, para provocar la ira segura de la libertad poderosa.
Mil veces, en su ansia de ideal, le habían causado accesos de desaliento los límites de la ciencia, impotente ante la obra destructora de las fuerzas naturales y ante las fatalidades orgánicas...
(Va a salir.) WALTHER.––Aguardad, ¿qué podéis contra él? ¡En Sarnen, en su castillo, de lo alto de su inexpugnable fortaleza, se ríe de vuestro impotente dolor!
Y serás ridículo, impotente, miserable en todo y por todo..., ¡ejem, ejem, quenj, quenj!, como yo..., y lo único que desearás será irte a descansar a un nicho del gran Cementerio de los Años, en el Palacio del Tiempo, nuestro padre común...
Mi demonio me miente, sin duda, porque no he de creer jamás que los llamados ladrones por el diccionario (yo creo en el diccionario porque soy un inocente), sean los que reciban honores, cuando he visto muchos de los llamados hombres de bien, pobres, trabajosos y llenos de fatigas, arrastrar la maldición social, porque cuando la envidia, la avaricia rabiosa e impotente les acusaron de...
Decirle a un enfermo que su enfermedad es necesaria y que no debe tratar de combatirla es volver a los primitivos tiempos de la Medicina, es confesarse impotente; médico que diga tal cosa a su paciente, debe aconsejarle consulte otras lumbreras.
Su madre y el amante, que se casó con ella en el supremo trance del morir, llevaban ya años bajo la tierra piadosa del Camposanto; ya muertos, la murmuración, impotente para producirles dolor, les abandonó.