imponente


También se encuentra en: Sinónimos.

imponente

1. adj. Que impresiona vivamente a causa de su gran tamaño, apariencia, intensidad, o cualquier otra característica tiene un coche imponente; hoy hace un calor imponente. colosal, impresionante, majestuoso, maravilloso, pavoroso nimio, normal, ridículo
2. s. m. y f. Persona que ingresa dinero en una entidad bancaria. impositor

imponente

 
adj.-com. Imponedor.
adj. fam.Muy bueno, magnífico.

imponente

(impo'nente)
abreviación
que produce un gran asombro o miedo edificio imponente
Sinónimos

imponente

adjetivo
1 grandioso, majestuoso*, respetable, venerable.
Tratándose de algo que impresiona por su grandeza o por su majestuosidad: vive en una casa imponente; tiene un coche imponente.
2 espantoso, pavoroso, aterrador, terrorífico.
Tratándose de algo que causa miedo: una oscuridad imponente.
Traducciones

imponente

stattlich

imponente

imponente

imponente

A. ADJ
1. (= que asusta) [persona, castillo, montaña] → imposing
2. (= magnífico) [aspecto] → stunning; [edificio, fachada] → impressive; [paisaje, representación] → stunning, impressive
ibas imponente con ese vestidoyou looked stunning in that dress
vivía en una imponente mansiónshe lived in an imposing o impressive mansion
B. SMF
1. (Fin) → depositor
Ejemplos ?
-refunfuñó el zapatero al par que aforaba con los ojos y con expresión de ira el grueso imponente del cigarro que empezaba a liar el recién llegado.
El timonel, firme en su lugar, calada la gorra hasta los ojos, parecía adherido al barco; los remeros se encorvaban y desencorvaban jadeantes; la barca avanzaba lentamente entre remolinos de espuma. -Mala cara presenta esto -dijo el Áncora, dirigiéndose al patrón al mismo tiempo que ponía su mirada en la imponente lejanía.
El clamoreo dramático de la hora sube al cielo imponente como un hosanna y envuelve en sus magníficas tembladoras ondas de sonido al Pontífice, que poco a poco asciende por la escalinata, bendiciendo, entre la muchedumbre que se prosterna y murmura jaculatorias de adoración.
El cacique, adornado con sus vistosos plumajes, con su diadema llena de piedras preciosas, y ricas sartas de coral y perlas que rodeaban su cuello, y caen sobre su ensangrentado pecho, no con la sangre de sus heridas, sino con la sangre española de sus víctimas, su mirada fiera y aterradora, su actitud imponente, estaba soberbio, más que un hombre era un ángel exterminador -estaba hermoso- Lucía al verlo, dio un grito, y cayó desmayada.
—Probemos, dijo Matasiete y empezó sonriendo a pasar el filo de su daga por la garganta del caído, mientras con la rodilla izquierda le comprimía el pecho y con la siniestra mano le sujetaba por los cabellos. —No, no lo degüellen, exclamó de lejos la voz imponente del Juez del Matadero que se acercaba a caballo.
Y Antoñuelo el Matraca, haciendo un esfuerzo y casi como el que se decide a tirarse por un despeñadero, avanzó decidido hacia el grupo donde lucía el de los Bigotes su imponente actitud de hombre aguerrido y capaz de quitarle el resplandor de un metío a cualquiera de los luceros, y díjole llegando a él y mirándolo con heroica indiferencia: -¿Usté quisiera premitirme, señor Curro, que platiquemos dos minutos?
Don Jorge se apoyó, o, mejor dicho, se irguió sobre ellas, y clavando en la joven una mirada pesquisidora, rígida, imponente, le interrogó con voz de magistrado: -¿Le gusto a usted?
Aquél no le contestó, y asiéndose al cordaje, puso una interrogadora mirada en los confines más remotos. El Gaviota, próximo también al patrón, contemplaba ensimismado y sombrío la imponente perspectiva.
El de los Bigotes posó la imponente mirada en el recién llegado; un mohín de disgusto probó a Antonio una vez más las dificultades de su empresa, y -Oye, tú, Garabato -exclamó Currito encarándose con uno de sus amigos-, si viée el Tomatera dile que me aspere, que tengo que decirle una cosa que a dambos mos interesa; que yo voy a ver pa qué me quiere a mí este caballero.
Ninguno copiaba modelos gastados o envejecidos; pues la Naturaleza, ese monstruo que, según la Bruyere, goza en devorarse a sí mismo, no envejece nunca y en cada nuevo sol, la autora, el océano, la soledad imponente de los bosques, las maravillas del cielo, sereno o tempestuoso, los crepúsculos, el canto de las aves que convierten en arpas los árboles, el volcán con sus nieves eternas, las montañas con sus ventisqueros pavorosos, y las llanuras con alfombra de mieles cuajadas de espigas, todo cuanto decora y puebla nuestra vivienda universal, parece que nace en las montañas para esconderse y dormir bajo el manto estrellado de la noche.
A punto se hallaba de entrar al salón en donde yo sería juzgado. Su imponente figura apareció. Llevaba un tridente de oro en la mano derecha y lo iban siguiendo otras seis sirenas que lo acompañaron suntuosas hasta su trono.
Varios nublados oscurecían la atmósfera, soplaba fuerte el Este, una faja negrusca ceñía el inmenso Océano, sobre la cual se veían blanquiscas y cenicientas nubes de formas fantásticas, semejantes a horribles dragones, a soberbios elefantes, a espantosos caballos marinos, precedidos de uno aún más imponente todavía que parecía haber toma do la forma del ángel del último juicio con su atronadora trompeta.