imponencia

imponencia

s. f. Colomb., Chile Cualidad de imponente, grandeza, majestad.
Traducciones

imponencia

imponenza

imponencia

SF
1. (LAm) (= lo impresionante) → impressiveness
2. (= majestuosidad) → stateliness, grandness
Ejemplos ?
Una investigación sobre esta industria agrícola nos podría decir si estamos perdiendo o ganando con este monocultivo del banano, no podemos desconocer que el desarrollo preponderante que ha adquirido el cultivo del banano, ha dado la riqueza a la Provincia de El Oro, porque los monopolistas han levantado otras fuentes de riqueza, y se ha erguido dos frentes irónicos en las ciudades bananeras de El Oro: Machala, Pasaje y Santa Rosa: Un frente, con imponencia de millonadas, y, el otro, formado por ejércitos de trabajadores mal pagados y enredados en problemas de insatisfacciones de vida, vivienda y hasta de vicios, traídos por los traficantes extranjeros que también ha introducido la empresa de la "droga" para seguir envenenando a los trabajadores orenses.
(Mientras que Sakaki codicia la baja estatura y dulzura de Chiyo, Chiyo anhela la altura y la imponencia de Sakaki) Sus coletas a menudo son objeto de las fantasías de Osaka.;:Seiyū: Chieko Higuchi Tomo es extremadamente enérgica y competitiva, aunque perezosa a la vez.
La casa de doña emilcen en la vereda argentina con gente noble y leal con gente noble y leal de fiel raza campesina de fiel raza campesina orgullo tradicional orgullo tradicional Orgullosa tu bandera, Desde el alto San Antonio ondea con imponencia hoy el alto de la Virgen el blanco es paz y pureza se divisa Villagómez las palomas de la Paz, cual pesebre en navidad (bis) Amarillo la riqueza, Imponente se levanta y sol de libertad de la iglesia blanca torre el azul rios, lagunas, donde a Dios todos oramos el Cielo su inmensidad.
"Era un anciano de patriarcal aspecto, de imponencia venerable, de contextura fuerte que debió haber sido prócera en sus años plenos, de mirada penetrante y viva, barbado de plata hasta la pechera, cabellera platina, abundante y recia, encorvado ya con esa jibosidad inicial senil, esguinzado el busto a la izquierda, pero todavía de andar menudo y ágil con ayuda de un grueso bastón de gancho en la diestra.
Según la clasificación SOIUSA, la Grivola pertenece: Gran parte: Alpes occidentales Gran sector: Alpes del noroeste Sección: Alpes Grayos Subsección: Alpes del Gran Paradiso Supergrupo: Macizo del Gran Paradiso Grupo: Grupo Grivola-Gran Serra subgrupo: Grupo de la Grivola CÓDIGO: I/B-7.IV-A.3.b Definida por el poeta Giosuè Carducci la ardua Grivola bella, se puede considerar tal sólo viendo su vertiente septentrional, desafiante y austero, que aparece en toda su imponencia recorriento el Valle de Aosta.
Esta montaña está en el punto más alejado del centro de la tierra por encontrarse cerca de la línea ecuatorial; por su porte y formación presenta una belleza e imponencia sin par.
Melgarejo al interior está su imagen que es venerada con flores y chica, la casa es de dos plantas construido con adobe, que conserva pese a los años transcurridos la imponencia de su estructura decorada en las arcadas de sus ventanales con el Águila Bicéfala que le da el semblante marcial al edificio.
Asimismo, no era un rival tan serio como el león o el oso cavernarios, y carecía de la imponencia del mamut o el rinoceronte lanudo.
A estas atracciones hídricas se suman varios arroyos y el importante río Monday, que desembocan en el Paraná no sin antes formar con sus aguas bellos y gigantescos saltos que cautivan con su fuerza e imponencia a los visitantes.
El Prólogo presenta, a la manera de un amplio preludio sinfónico-vocal, un marcado contraste entre estas dos escenas: la profunda y misteriosa imponencia de las Nornas y la luminosa y radiante exaltación épico-amorosa de la despedida de Brunilda y Sigfrido.
El de mayor importancia en Argentina es el Carnaval de Gualeguaychú en la provincia de Entre Ríos, denominado Carnaval del País y considerado uno de los carnavales más importantes del mundo, por su majestuosidad, la imponencia de sus carrozas, el lujo y originalidad de sus trajes y su corsódromo con una capacidad para 40 000 personas.
La cuantiosa inversión y el largo trabajo produjeron un edificio no muy atractivo por fuera, como afirma el cronista Fray Alonso de Zamora, quien lo describió a comienzos del siglo XVIII como un convento de “amarillenta fachada; esas ventanas enrejadas que parecen una prisión, esa maciza iglesia, cuyos techos redondeados semejan una gigantesca tortuga, esa cúpula aplastada, ese tosco campanario cuadrangular, esa torre inconclusa, cuyos muros agrietados en ruinas están cubiertos de vegetales y sirven de abrigo a los búhos, todo eso causa una profunda tristeza”, nada que ver con la imponencia exterior del otro gran convento dominicano en la Nueva Granada, el convento de Nuestra Señora del Rosario o "Santo Domingo", de Santa Fe.