impiedad


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con impiedad: impio, opresión

impiedad

1. s. f. RELIGIÓN Falta de piedad o de fe religiosa denunció la impiedad de muchos de los feligreses. irreligiosidad, laicismo piedad
2. Acto carente de piedad o compasión la impiedad del enemigo les exasperaba. inmisericordia

impiedad

 
f. Falta de piedad o de religión.

impiedad

(impje'ðað)
sustantivo femenino
falta de compasión, misericordia o fe religiosa La prensa condenó actos de impiedad cometidos en las cárceles.
Sinónimos
Traducciones

impiedad

impiété

impiedad

SF
1. (Rel) → impiety, ungodliness
2. (= crueldad) → cruelty, pitilessness
Ejemplos ?
De aquí que, con una nueva impiedad, desconocida hasta de los mismos gentiles, se han constituido los Estados sin tener en cuenta alguna a Dios ni el orden por El establecido.
Rasgar el velo que la superstición, la hipocresía tienden a la maldad; decir que el cielo límites ciertos al poder prescribe como a la mar; y que la mar insana menos desobediente es al alto decreto omnipotente: impiedad...
Sócrates: Ya lo sé, y he aquí por qué deseaba tanto ser tu discípulo, seguro que no hay nadie tan atrevido para mirarte cara a cara; ni el mismo Melito; ese hombre que penetra hasta tal punto el fondo de mi corazón que me acusa de impiedad.
¡Malaventurados los que en el gobierno ocultan tras la bondad de las palabras la impiedad para los hombres de su pueblo, porque ellos serán señalados con el dedo de la ignominia en las páginas de la historia!
Y la impiedad, que es su contraria, ¿no es igualmente siempre la misma, de suerte que la misma idea, el mismo carácter de impiedad, se encuentra siempre en lo que es impío?
18 En efecto, la cólera de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que aprisionan la verdad en la injusticia; 19 pues lo que de Dios se puede conocer, está en ellos manifiesto: Dios se lo manifestó.
No rehúsen, pues, escucharnos y mostrarse dóciles a nuestro amor paternal todos aquellos que detestan la impiedad, hoy tan extendida, que reconocen a Jesucristo, que le confiesan Hijo de Dios y Salvador del género humano, pero que, sin embargo, viven errantes y apartados de su Esposa.
Por otra parte Vi mentidos filósofos, que osaban Escrutar tus misterios, ultrajarte, Y de impiedad al lamentable abismo A los míseros hombres arrastraban.
Nuestro corazón se dirige también con sin igual ardor tras aquellos a quienes el soplo contagioso de la impiedad no ha envenenado del todo, y que, a lo menos, experimentan el deseo de tener por padre al Dios verdadero, creador de la tierra y del cielo.
Si no te salvara la canosa vejez, en medio de las bacantes estarías atado, por introducir misterios perversos: porque a las mujeres donde se les pone buena cara comiendo uvas, no tengo nada bueno que decir de las orgías. CORO ¡Qué impiedad!
Lo que puedo decirte en general es, que agradar a los dioses con oraciones y sacrificios es lo que se llama santidad, y constituye la salud de las familias y de los pueblos; en lugar de que desagradar a los dioses es entregarse a la impiedad, que todo lo arruina y destruye, hasta los fundamentos.
¿Qué Dios vendrá en mi ayuda? ¿Qué hombre me socorrerá ó participará de mi impiedad? La desdicha de mi vida se ha hecho irremediable; ¡soy la más desgraciada de las mujeres!