ilusoriamente

ilusoriamente

 
adv. m. De manera ilusoria o engañosa.
Ejemplos ?
Sin embargo, en los últimos meses se ha hecho ostensible una campaña de confusión patrocinada por quienes a sabiendas de haber violado los derechos de los campesinos, contaban ilusoriamente con que la Revolución Mexicana había olvidado para siempre sus obligaciones y sus objetivos básicos.
Lleva un largo cortejo de carruajes que, al rodar ilusoriamente por el espacio, producen una gran ruido que estamordeix la gente, angustiosa de lo que pasará.
Según Girard, en las comunidades primitivas al culpable de una crisis se lo "sacrificaba" dándole muerte; de la misma manera en nuestra sociedad contemporánea se intentaría eliminar a quien se le ve como culpable. Por otra parte, se consideraría ilusoriamente que la paz anhelada llega con la eliminación (figurada o real) del enemigo.
La resignificación es el equivalente psicoanalítico de los viajes a través del tiempo de la ciencia-ficción, y ambos pueden expresar el deseo del hombre de rehacer algo mal hecho. Tal vez lo repetitivo del síntoma obedezca a volver ilusoriamente al pasado para revolverlo y resolverlo.
Mientras que los hombres de la tropa de Soto perdieron las esperanzas y de allí en adelante sólo deseaban volver a la costa, abordar sus naves y regresar a Cuba, de Soto soñaba todavía, ilusoriamente, con hacer nuevos descubrimientos.
Pero la ambición de Carlos Guerrero no atiende razones y el casamiento se concreta luego de infrustrado intento de fuga, en el que la joven pareja se promete amor eterno y un futuro vínculo epistolar que los mantendrá ilusoriamente unidos.
Por ello, ante los artículos escritos por quienes ilusoriamente se llaman sus “detractores”, Baba nos hubiera exhortado con ecuanimidad: “Olvida el bien que tú has hecho, olvida el mal que te han hecho”.
El retablo, que fue ejecutado en torno al año 1480, se encontraba originalmente en el segundo altar por la derecha de la iglesia de San Giobbe en Venecia, donde con su espacialidad pintada completaba ilusoriamente la real del altar.
Esto provocó graves escisiones entre los federales tras que Tarija fuera ocupada por los peruano bolivianos y se diluyera el poder del caudillo federal tucumano Alejandro Heredia y que el caudillo tarijeño Eustaquio Méndez optara por aliar a su provincia con la Confederación Perú-boliviana ya que entonces tal confederación peruano-boliviana parecía (bastante ilusoriamente) ofrecer a Tarija más paz y un estado que parecía inmensamente más rico que el de la entonces debilitadísima Argentina.
Mientras que los hombres de la tropa de de Soto perdieron las esperanzas y de allí en adelante sólo deseaban volver a la costa, abordar las naves que les reaprovisionarían y regresar a Cuba, de Soto aún soñaba ilusoriamente con hacer nuevos descubrimientos.Ante el temor de que los hombres desertasen si llegaban a los barcos, de Soto los condujo lejos de la costa del Golfo, adentrándose en el actual estado de Misisipi, muy probablemente cerca de la actual Tupelo, donde pasaron el invierno.
Winnicott descubre que espacios, fenómenos y —sobre todo— objetos transicionales son factores substitutivos que —en un principio ilusoriamente— substituyen (lacanianamente se diría: metaforizan) a la madre.