Ejemplos ?
Lo que parece y ha de parecer arbitrio incondicionado y, por consiguiente, irracional o suprarracional debe ser sin embargo, en el fondo, de nuevo absolutamente necesario y racional; en caso contrario, la disposición se torna capricho, surge la iliberalidad y la autolimitación se convierte en autodestrucción.