ignoto

(redireccionado de ignotas)
También se encuentra en: Sinónimos.

ignoto, a

(Del lat. ignotus, no conocido.)
adj. Que es desconocido o no ha sido descubierto se adentraron en unas tierras todavía ignotas. inexplorado conocido

ignoto, -ta

 
adj. No conocido ni descubierto.

ignoto, -ta

(ig'noto, -ta)
abreviación
que no se conoce o no ha sido descubierto un paraje ignoto
Sinónimos

ignoto

, ignota
adjetivo
(formal)desconocido*, ignorado, incierto, incógnito (formal), anónimo*.

ignoto:

desconocido
Traducciones

ignoto

unknown

ignoto

ignoto

ignoto

ADJ (liter) (= desconocido) → unknown; (= no descubierto) → undiscovered
Ejemplos ?
Luego que vieron las altas naves que se deslizaban por entre el opaco bosque, apoyadas en lo callados remos, aterráronse con aquella súbita aparición, y todos a la par se ponen en pie, abandonando las mesas; pero el valeroso Palante les impide interrumpir los sacrificios, y empuñando una jabalina, se precipita al encuentro de los forasteros, a quienes grita de lejos desde lo alto de un collado: "¿Qué causa ¡Oh mancebos! os impulsó a tentar estas ignotas regiones?
En unas distancias enormes e ignotas, que por los rincones oscuros suscita, andan por los prados el Gato con Botas, y el Lobo que marcha con Caperucita.
V - La reina Del apartado Occidente a las ignotas regiones, que solo nuestro viajero por revelación conoce, ya el sol descendido había, dejando estos horizontes envueltos en vagas sombras de una sosegada noche, cuando a Santa Fe llegaron, sin haber dejado el trote, caminando en gran silencio el extranjero y el joven.
Hace salva el cañón; rompe sonora militar armonía: la hueste arrodillada a Dios implora y su oblación le envía. PLEGARIA ¡Señor!, hijos somos de aquellos varones que a ignotas regiones llevaron tu cruz.
Mas, rodando los años, veo partirse del extremo remoto de poniente modernos Argonautas y erigirse rutas ignotas hasta el día presente: rodear algunos África y seguirse tanto la costa de la negra gente, que el signo pasen donde no se aleja ya más el sol y Capricornio deja; »y hallar el fin de estas tierras lejanas que hacen pensar que mar hay dos diversas; y recorrer las costas y cercanas islas de indios, árabes y persas; dejar otros las dos tierras que, hermanas, por obra hercúlea ahora son dispersas, de suerte que del sol siguiendo el curso un nuevo mundo traigan a concurso.
Abarca su entendimiento el vasto plan, que doctores, reyes, repúblicos, pueblos juzgan quimeras informes. Ve la expedición segura, y ya en ignotas regiones triunfante la fe de Cristo con el castellano nombre.
Joven y fuerte, con algún capital y bastante audacia, espiaba la ocasión propicia para lanzarse en alguna operación de tierras en el Sur, desde que en el mercado central de frutos, había visto pilas enormes de lana venida de aquellas tierras ignotas, oyendo de boca del consignatario que las vendía, datos alucinadores sobre el aumento extraordinario de las majadas y su maravillosa producción, en esas comarcas todavía despreciadas.
Sólo entonces comprendí que desde primera hora de la mañana me habían conducido ciertas fuerzas ignotas, que yo me hallaba en su poder; y, durante unos momentos, no hubo en mi alma nada más que el incesante rumor del mar y algo de temor ante el destino que se había adueñado de mí...
A donde el soplo me lleve de la suerte, con las manos apoyadas en mi hombro, iréis conmigo por las ignotas sendas; y si al patrio hogar volvemos, en los tristes días de la vejez, bajo el dintel que ansiamos de la paterna casa, encontraremos al casto amor sobre el umbral sentado.
De puertas ni de ventanas los dinteles no decoran coladuras ni cortinas; ni espejos ni cuadros orlan los lienzos de sus tabiques, donde con su cal se empolvan en mal enclavadas perchas algunas raídas ropas. Tal es la escena en que pasan los hechos de estas memorias, cuyo fin guarda el misterio en sus regiones ignotas.
Mas, ahora, la humilde Musa andina, dichosa cuanto humilde, más noble tema a su cantar alcanza; siente en el corazón llama divina, hierve su sangre, exáltase su mente, su mirada chispea cual de águila caudal a la febea lumbre, su mano treme y se abalanza al acorde laúd, púlsale, y notas nuevas al viento y armoniosas lanza. ¡Genio de las ignotas, altas, inmensas, mudas soledades!
Llevadlos por esos bosques Que jamás el sol traspasa, Y a cuya sombra poética, Do refrescáis vuestras alas, Se escucha en la siesta ardiente -Cual vago concento de hadas La misteriosa armonía De árboles, pájaros, aguas, Que en soledades secretas, Con ignotas concordancias, Susurran, trinan, murmuran, Entre el silencio y la calma.