iego


Búsquedas relacionadas con iego: lego

-iego -iega

 
Sufijo de origen ibérico (-aecu o -ecu). Denota en los adjetivos derivados pertenencia o relación: mujeriego.
Ejemplos ?
Los gentilicios ordinarios del idioma castellano o español se forman con una variedad de sufijos: -a, -aco, -aíno, -án, -ano, -ar, -ario, -asco, -eco, -ego, -enco, -eno, -ense, -eño, -eo, -ero, -és, -esco, -í, -iego, -ino, -isco, -ita, -o, -ol, -ota, -uco y -uz —más sus correspondientes variantes femeninas—.
La formación del gentilicio considerada a partir del nombre del lugar presenta muchos casos (tanto irregulares como regulares), formándose los regulares más comunes con la raíz y sufijos como -ano, -co, -ense, -eño, -ero, -és o -ino (con algunas excepciones, como «argivo», originario de Argos). Existen también sufijos especialmente típicos en territorios como Cantabria (-ego / -iego) o el País Vasco (-arra).
Existen en las proximidades otras dos localidades como Lanciego o Samaniego, que presentan la misma terminación -iego y que inducen a pensar en la existencia del mismo patrón en los tres topónimos.
Según Ciérbide la hipótesis más plausible es pensar que el topónimo está formado por una raíz unida al sufijo -iego, que es según el autor una evolución romance del sufijo latino -eco.
Algunos sufijos están especializados en significaciones concretas; existen, por ejemplo, los sufijos gentilicios; en español los más usados son -án; ano/ana; -és/esa; -ense; -eño/eña; -ita; -ego/-ega; -ota; -ino/ina; -í: catalán, valenciano, muniqués, egabrense, madrileño, estambolita, manchego, cairota, parisino, ceutí. Otros menos usados son -a, -aco, -aíno, -ario, -eco, -enco, -eno, -eo, -ero, -esco, -iego, -isco, -o, -ol, -uco y -uz.
Quando fuere la lid, si ploguiere al Criador, tú lo otorgarás a guisa de traidor; de quanto he dicho verdadero seré yo.» D’ aquestos amos aquí quedó la rrazón. 145. iego Gonçález odredes lo que dixo: «¡De natura somos de los condes más limpios!
Otra hipótesis que Ciérbide considera plausible, pero no probable, es la de derivar el nombre del ibérico ilici, junto al sufijo -iego.