idilio

(redireccionado de idilios)
También se encuentra en: Sinónimos.

idilio

(Del lat. idyllium < gr. eidyllion, diminutivo de eidos, obra.)
1. s. m. POESÍA Poema pastoril de asunto amoroso Virgilio escribió famosos idilios.
2. Relación amorosa mantuvieron un idilio durante varios años. aventura

idilio

 
m. lit. Composición poética breve de tema amoroso, que idealiza la vida campestre.
fig.Coloquio amoroso y, p. ext., relaciones entre enamorados.

idilio

(i'ðiljo)
sustantivo masculino
relación amorosa entre dos personas que se caracteriza por ser muy intensa y de corta duración Mi hermano y su novia viven un idilio.
Sinónimos

idilio

sustantivo masculino
Traducciones

idilio

romance, idyll

idilio

milostný vztah

idilio

romance

idilio

Romanze

idilio

romanssi

idilio

idylle

idilio

romansa

idilio

恋愛

idilio

로맨스

idilio

romance

idilio

romanse

idilio

romans

idilio

romance

idilio

romans

idilio

เรื่องรักใคร่

idilio

aşk

idilio

mối tình

idilio

浪漫史

idilio

SM
1. (= romance) → romance, love affair
2. (Literat) → idyll
Ejemplos ?
¡Se le acercaba! El corazón de doña Maura palpitó como no había palpitado antaño en las pláticas amorosas ni en los idilios conyugales...
Como siempre, negó aquella mañana el fiscal la hermosura de las muchachas del contorno y la facilidad de los idilios consumados al raso en aquellas frondosidades.
Encintar las calles y hacer que flameen en ellas banderi- tas de madapolán ó de papel picado, tiene siquiera su lado pastoril y patriarcal, capaz de inspirar églogas é idilios á va- tes que yo me sé.
Las notas son epigramas filológicos; las traducciones mimos filológicos; algunos comentarios, en los que el texto es sólo el primer impulso o el no-yo, idilios filológicos.
eja, Fabio, esa lira que tanto te recrea, o aprende lo que ignoras y canta lo que aprendas. Basta de idilios tiernos, basta de dulces églogas; no más pastores, Fabio; Fabio, no más praderas.
Erraba él a lo largo del Camino de Cintura e iba pensando en idilios, con toda la augusta desfachatez de un poeta que fuera millonario.
Iniciada estaba en los misterios del harem, y cuando al rebuzno del pachá respondían eróticos relinchos, ella sabía si eran del caso o no eran idilios a puerta cerrada, y cuál la odalisca que debía ir al tálamo.
Pocos días después se volvió don Raimundo a la Corte, convencido ya de que los inocentes idilios no son más fáciles que en ella en los más rústicos y apartados lugares.
Dando resoplidos de pura satisfacción don Silvestre, y recitando su amigo los más tiernos idilios que recordaba a la vista de los fantásticos paisajes que descubría a cada paso, llegaron ambos al solariego albergue de los Seturas, donde los dejaremos descansar un largo rato; al de Madrid, entre sus bucólicas ilusiones y bajo el incógnito más rigoroso, y al otro, bajo la impresión de sus recientes desengaños, y, por lo mismo, más satisfecho que nunca al verse dentro de las recias y ahumadas paredes de su casa.
Pero hace pensar más a gusto en la luna, que indudablemente la señaló con su temible influjo; no en la luna blanca de los idilios, semejante a una novia fría, sino en la luna siniestra y embriagadora, colgada del fondo de una noche de tempestad y atropellada por las nubes que corren; no en la luna apacible y discreta, visitadora del sueño de los hombres puros, sino en la luna arrancada del cielo, vencida y rebelde, a quien los brujos tesalios obligan duramente a danzar sobre la hierba aterrorizada.
Arqueles Vela ha dado una obra íntegramente neohumanista, alejada de poses doctrinarias o comprometidas de trivialidades en el arte de la palabra con su estructura argumental desconcertante, con sus inusuales imágenes: “La plural visión laborante de los sentidos industriosos”. “Descielando idilios nocturnales”, “las nubes átonas...
Al montón de los admiradores les engañaban tales apariencias; los más adoraban en ella, con más entusiasmo que su evidente belleza de hembra y de estatua, aquella naturalidad contrahecha, con la misma fe estúpida con que veían idilios en los episodios del galanteo en una fiesta de un jardín amañada por un Tecrito con faldas, ayudado por algún Mosco o Bion, revistero de salones.