hurto


También se encuentra en: Sinónimos.

hurto

(Del lat. furtum, robo.)
1. s. m. Robo de poca importancia, realizado sin violencia no quiso denunciar el hurto del monedero a la policía. ratería, sisa, rapiña, timo
2. Cosa hurtada al vender el hurto consiguió el dinero suficiente para comprar el billete de tren.

hurto

 
m. Acción de hurtar.
Cosa hurtada.
der. Delito que consiste en tomar, con ánimo de lucro, bienes muebles ajenos sin la voluntad de su dueño, no empleando la violencia o intimidación en las personas, ni fuerza en las cosas.
Apropiarse, con ánimo de lucro, de una cosa perdida.

hurto

('uɾto)
sustantivo masculino
acción y resultado de sustraer algo ajeno sin violencia El hurto es un delito.
Sinónimos

hurto

sustantivo masculino
garrama (col.), salteamiento, pillaje, rapiña, robo, sustracción, malversación, sangría, ratería, latrocinio, desfalco.
Malversación aparece, generalmente, en la expresión malversación de fondos o de caudales públicos y, al igual que desfalco hace referencia a la sustracción o a la mala gestión del dinero público por parte de un funcionario.

Traducciones

hurto

krádež v obchodě

hurto

butikstyveri

hurto

myymälävarkaus

hurto

krađa u trgovini

hurto

万引き

hurto

상점 절도

hurto

stelen

hurto

nasking

hurto

snatteri

hurto

การลักขโมยของในร้าน

hurto

sự ăn cắp ở các cửa hàng

hurto

кражба

hurto

盜竊

hurto

גניבה

hurto

SM
1. (= robo) → robbery (Jur) → larceny
cometió un hurtohe committed a robbery
a hurto (frm) → stealthily, by stealth, on the sly
2. (= botín) → (piece of) stolen property, loot, thing stolen
Ejemplos ?
Aparece don Luis. Celestina salva la situación acusando a Tacón de hurto, por lo que el viejo obliga a Tacón a regresar la joya. Vase don Luis .
Con los ojos podréis responderme, a hurto de los muchos que siempre os están mirando; que ellos son tales, que airados matan y piadosos resucitan.
Luego, la reflexión, ilustrada por largas conversaciones con hombres eminentes, como muchos de los que figuraban como delegados á la conferencia, me hizo comprender que la libertad del hurto intelectual, concedida á los libreros y editores establecidos en la República Argentina, tenía forzosamente que traer dos consecuencias que la práctica nos ha hecho ya sentir.
23.- No hay infracción en los golpes que se den sin causar heridas o lesiones graves, a los reos de hurto o robo, cuando se les sorprende en flagrante delito, o con las cosas hurtadas o robadas.
Sí, y también indigna que en México existan 24 poderosos a costa de un humillante 4 por ciento de aumento en el ya raquítico salario; indigna el robo de nuestra identidad nacional mediante el trámite "legal" de un Tratado de Libre Comercio que significa sólo la libertad de hurto para el poderoso y la libertad de miseria para el desposeído; indigna que quien ostenta ahora la banda presidencial no la tenga por voluntad del pueblo sino por la voluntad del dinero y del miedo.
Después se va con su amigo estudiante a París, donde un buen día encuentra a Panurgo (del griego PANERGON: el que está siempre pronto a hacer de todo, pero en este caso, preferentemente el mal), tipo de vagabundo genial y pintoresco que conoce varias lenguas, incluso el griego y el hebreo, alegre y hablador; cobarde y bravucón y que se cuenta entre las más interesantes y animadas figuras de Rabelais: “Sabía sesenta y tres maneras de hallar siempre dinero de acuerdo con su necesidad, de las que la más honrada y fácil para él, era el hurto; malo, tramposo, borracho, callejero, vagabundo de los más meritorios de París.
Temblando y pasito, y casi sin osar despedir el aliento de la boca, llegó Leonora a untar los pulsos del celoso marido, y asimismo le untó las ventanas de las narices; y cuando a ellas le llegó, le parecía que se estremecía, y ella quedó mortal, pareciéndole que la había cogido en el hurto.
Hijo Andrés, reposad ahora en el nido debajo de nuestras alas, que a su tiempo os sacaremos a volar, y en parte donde no volváis sin presa; y lo dicho dicho: que os habéis de lamer los dedos tras cada hurto.
Satisfecho de lo que saber quería, el capitán del segundo bajel, que venía a la cristianesca, dejóle embestir al de Hazán, y acudió al del cadí, y a la primera rociada mató más de diez turcos de los que dentro estaban, y luego le entró con grande ánimo y presteza; mas, apenas hubieron puesto los pies dentro, cuando el cadí conoció que el que le embestía no era cristiano, sino Alí Bajá, el enamorado de Leonisa, el cual, con el mismo intento que Hazán, había estado esperando su venida, y, por no ser conocido, había hecho vestidos a sus soldados como cristianos, para que con esta industria fuese más cubierto su hurto.
Para esto conviene que sepamos que puede suceder que alguno me haga injuria y que yo no la reciba, como si una persona, habiendo hurtado alguna cosa de mi granja, me la pusiese en mi casa: este tal cometió hurto, pero yo no perdí cosa alguna; así, puede uno ser dañador sin hacer daño.
Los que enajenen o pretendan exportar objetos comprendidos en este escrito sin el cumplimiento de los requisitos expresados y no pudieran justificar plenamente su posesión con anterioridad al día 18 de julio último, serán estimados como autores de un delito de hurto y castigados con la pena superior en un grado a la señalada en el artículo quinientos seis del Código Penal, si no le corresponde otra mayor con arreglo a las disposiciones de dicho Código.
DON DUARTE En una casa vivimos, que cara a cara nos hace de la vuestra fronterizos; mayorazgo de Aragón, a su información remito el abono de mis prendas, por no alabarme a mí mismo. a llamarle voy. (Se les oye retirarse.) POLONIA Cogido nos ha en el hurto señora. DOÑA JUSEPA ¿Ay, Polonia?