humos


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con humos: hunos
Sinónimos

humos

sustantivo masculino plural
vanidad, envanecimiento*, engreimiento, altivez, soberbia*.
Por ejemplo: tener muchos humos.
Ejemplos ?
TABLA DE ENFERMEDADES DE TRABAJO Neumoconiosis y enfermedades broncopulmonares producidas por aspiración de polvos y humos de origen animal, vegetal o mineral 1.
La mañana está clara. Los hogares humean Y son los humos brazos Que levantan la niebla. Escuchad los romances Del agua en las choperas.
1º Exigencia de utilización de medios de depuración de líquidos y aires en las fábricas, para evitar humos, contaminación de aguas, etc.
A su paso todo se iba sembrando de muerte y destrucción. Ante tantos gases, humos, cenizas y arenas de fuego, los hombres egoístas se arrepentían de su afán individualista.
Por eso, ni a Jesucristo le bastó, por recompensa de su martirio, el ver que ya era posible la salvación eterna de los mortales; los redentores de hogaño no podían conformarse con la admiración de Europa ni con un grado más en la milicia o un pingüe sueldo en la Administración; necesitaban darse humos de soberanos, y, al efecto, se tomaron motu proprio, las riendas de la suprema autoridad.
Jacobo, tragándose las lágrimas -los golfos alardean de estoicismo-, pensaba en lo de la soberbia. Como que ya se lo habían dicho sus compañeros de vagancia: -Tu tiés muchos humos...
Como no había corrido sangre ni valía un pepino la querella, la justicia no volvió a acordarse de él; pero Juan, que había cobrado gusto por la vida holgazana y regalada del convento, se avino a vestir el hábito de lego, aunque sin renunciar por eso a sus humos de matón.
¡Si das un paso más, cuéntate como muerta! Busca a otros que no sepan de tí, háblales bonito y súbeles los humos prometiéndoles el trono, pero ya no más a mí.
Eran las 6 y 1/2 de la mañana del 21, cuando encantándonos de guardia fuera del puerto, avistamos al norte dos humos, los que poco después reconocimos ser los dos blindados antedichos.
Pero he aquí que cierta injusticia cometida por nuestro Jefe en daño de Ramón; uno de esos abusos de autoridad que disgustan de la más honrosa carrera; una arbitrariedad, en fin, hizo desear al Teniente de cazadores abandonar las filas de sus hermanos, al amigo dejar al amigo, al liberal pasarse a la facción, al subordinado matar a su Teniente Coronel.... ¡Buenos humos tenía Ramón para aguantar insultos e injusticias ni al lucero del alba!
Y a propósito exploraba llanuras enlodadas y cordilleras estériles y mares en estruendo y ríos sin cauce y abismos sin fin... Y se alojaba en pueblos despojados de sol o en ciudades desmayadas de humos...
Era la doña Antonia señora de muchas campanillas, persona todavía apetitosa, que gastaba humos aristocráticos y tenida por acaudalada, como que era de las pocas que vestían á la moda de Lima, de donde la venían todas sus prendas de habillamiento y adorno.