humillante


También se encuentra en: Sinónimos.

humillante

adj. Que humilla en el último partido sufrimos una derrota humillante. humillador, vergonzoso

humillante

 
adj. Que humilla.
Degradante, depresivo.

humillante

(umi'ʎante)
abreviación
que humilla o degrada a una persona Recibió una acusación humillante de parte de su jefe.
Traducciones

humillante

humiliating

humillante

umiliante

humillante

demütigend

humillante

humiliante

humillante

vernederende

humillante

humilhante

humillante

ταπεινωτικού

humillante

ponižující

humillante

ydmygende

humillante

förödmjukande

humillante

ADJhumiliating
Ejemplos ?
Sí, y también indigna que en México existan 24 poderosos a costa de un humillante 4 por ciento de aumento en el ya raquítico salario; indigna el robo de nuestra identidad nacional mediante el trámite "legal" de un Tratado de Libre Comercio que significa sólo la libertad de hurto para el poderoso y la libertad de miseria para el desposeído; indigna que quien ostenta ahora la banda presidencial no la tenga por voluntad del pueblo sino por la voluntad del dinero y del miedo.
Hombres destinados por la naturaleza, a solo vegetar en la obscuridad y abatimiento, sin el enérgico carácter de la virtud, y con la humillante debilidad de todos los vicios, aspiran a lograr la vil efímera representación, con que los execrables delitos, señala a los grandes criminales.
nte las puertas de un nuevo siglo, Bolivia se encuentra frente a su destino, porque sus hombres decidirán si tienen el valor suficiente para colocarla en el justo sitial que le corresponde, afirmando su existencia y proyectándola hacia el futuro, o si la indolencia de los hijos ingratos será tal, que permitan su humillante condena por designios extranacionales.
Recién doctorado, trabajé algún tiempo en un instituto químico, sin adelantar lo más leve en las cuestiones científicas en él estudiadas, razón por la cual no me ha sido nunca grato ocupar mi pensamiento despierto con el recuerdo de aquella época de mis estudios, tan estéril como humillante para mi amor propio.
Este es el camino de menores sacrificios para proceder al reordenamiento institucional de la Patria, que nos permita “defender y conservar la independencia nacional”; supeditada al presente a la política internacional obsecuente, rubricada en el famoso Anexo 3 de los acuerdos de Washington; así como a la humillante dependencia de los dictámenes del Fondo Monetario Internacional.
Al contemplarla en este estado de prostitución, parece que tenemos razón para persuadimos que los más de los hombres tienen por verdadera aquella humillante máxima, que más cuesta mantener el equilibrio de la libertad que soportar el peso de la tiranía.
La Duquesa había agradecido a Fernando su delicadeza, aquel respeto a la base 4.ª; pero no dejaba de parecerle extraño, quizás un poco humillante, acaso algo sospechoso ese firme cumplimiento de convenciones que, al fin, no eran absolutas, según el mismo texto de la ley; repito que ella agradecía esta conducta tan conforme con su ideal, pero no la hubiera esperado.
El Perú creyéndose ya superior en poder combativo pide, por intermedio de los mediadores, la» realización de un acto muy humillante para el Ecuador: la derogación del Decreto Ejecutivo del 24 de Julio, mediante el cual se llamaba a las armas a la juventud ecuatoriana.
Eustaquio no pudo tolerar pacientemente ante su esposa una afrenta semejante, más humillante aún que un bofetón, y a pesar de los esfuerzos de Javotte por retenerle, se lanzó sobre su adversario, que se iba, y le soltó un mandoble que habría honrado al brazo del valeroso Roger si la espada hubiera sido una tizona; pero, desde las guerras de religión no cortaba, y ni siquiera rompió el correaje del soldado; éste cogió sus dos manos con las suyas de modo que la espada cayó enseguida y Eustaquio se puso a gritar tan fuerte como pudo arremetiendo a patadas contra las botas de su verdugo.
La norteamericana notó -cosa desusada y hasta humillante para una doctora en leyes- que se le venían lágrimas a los ojos, y estrechando tímidamente el brazo de su compañero, quiso balbucir algo de lo que le bullía en la mente y el alma.
-Pero ¡es que clama al cielo -dijo Macha, ahogándose de cólera- lo humillante, lo ofensivo, lo bajo, lo vil del proceder de la señora!
Se llega así a la degradante situación de avergonzarse de su origen o su lengua ante los propios hijos, a cambiarles el nombre, etc. Esta humillante situación constituye una afrenta a la dignidad humana y es hora ya de denunciarla públicamente.