Ejemplos ?
A la cuarta pregunta dijo que dice lo que dicho tiene en la pregunta antes de esta; y sabe porque lo vio que en el tiempo que presidió en la Real Audiencia del Quito Don Lope de Armendáriz, se le hizo merced a Don Pedro, Padre del dicho Don Baltazar, siendo Presidente en la dicha Audiencia el Doctor Don Lope de Armendáriz, de provisión de Gobernador del pueblo y reducción de Charapotó; y que la primera cosa que este testigo se acuerda que el dicho Don Pedro hizo en el dicho pueblo, fue hacer la Iglesia de él, y que siempre le vio este testigo por hombre de bien, amigo de religiosos y de españoles; y este testigo le tuvo al dicho Don Pedro por buen cristiano; y esto dice de esta pregunta.
La hija de un hombre de bien que se apellidaba Barbastro y de una mujer de bien que se apellidaba Carrillo, no puede vivir a expensas de cualquiera...
En el ardor de producir se afecciona, pues, a los cuerpos hermosos con preferencia a los feos, y si encuentra en un cuerpo bello un alma también bella, generosa y bien nacida, esta reunión le complace soberanamente, y para un hombre tal encuentra en seguida una abundancia de discursos acerca de la virtud, los deberes y ocupaciones del hombre de bien, dedicándose a instruirle, porque el contacto y el comercio con la belleza le hacen engendrar y producir aquello cuyo germen llevaba.
Pero que se abra ese discurso y examine su interior y se encontrará en seguida que está lleno de sentido y después que es divino y que encierra las imágenes más nobles de la virtud; en una palabra, todo lo que debe tener presente ante los ojos el que quiera ser un hombre de bien.
Ninguno es hombre de bien, si religiosamente no observa las leyes: el que las viola, abiertamente se declara en guerra con sus compatriotas.
Sigue como tus padres alentado de la virtud la senda, y nada temas; que en cualquier estado vive el hombre de bien serenamente a una y otra fortuna preparado.
El 23 de junio, recién cuando el conflicto hacía crisis, volvieron a reunirse los “padres conscriptos”, y antes de ver cómo actuaron entonces, observemos el estado de espíritu de Lavalleja en esos días, a través de párrafos de una carta, hasta ahora inédita, escrita el 2 de junio en el Durazno, a su gran amigo Trápani: “Le hablo con las más sinceras y verdaderas palabras qe puede producir un hombre de bien...
Fue por aquel entonces cuando los excesivos calores del verano de 1466 provocaron aquella gran peste que se llevó a más de cuarenta mil criaturas en el vizcondado de París, entre los que hay que contar, dice Jean de Troyes, a «maese Arnoul, astrólogo del rey, que era un hombre de bien, conocedor y muy agradable».
El hombre de bien es un atleta al que le gusta combatir desnudo, despreciando todos esos viles ornamentos que impedirían el uso de sus fuerzas, y la mayoría de los cuales no han sido inventados sino para ocultar alguna deformidad.
-Pos mi bato era belonero, y mu hombre de bien, mejorando lo presente, y natural de Benamocarra, y se llamaba Juan Caéna, pero era más conocío por el Panales, poique era hombre to miel, y a mi madre le dicían la señá Catite.
Era hombre de bien, generoso, valiente, de bella figura, alto y fornido, de pablada barba, con pocas cualidades de man- do, y el más inteligente, hasta entonces, en la arma de artille- ría.
Y decía Rico que "si quienes dieron las órdenes van a la justicia no tenemos ningún problema en ir todos a la justicia, pero ningún hombre de bien que vista uniforme militar puede ampararse escudándose en el sacrificio de sus subalternos".