hipocondríaco

Búsquedas relacionadas con hipocondríaco: hipocondria

hipocondríaco, a

1. adj. SIQUIATRÍA De la hipocondría presenta una actitud irracional hipocondríaca. hipocóndrico
2. adj./ s. SIQUIATRÍA Que padece hipocondría.

hipocondríaco, -ca

 
adj. psicol. Relativo a la hipocondría.
adj.-s. Que padece esta enfermedad.

hipocondríaco, -ca

(ipokon'dɾiako, -ka)
abreviación
psicología medicina persona que padece un trastorno mental que tiende a exagerar las enfermedades o dolencias reales y a imaginar las que no tiene Su esposa es una persona hipocondríaca que imagina síntomas de trastornos digestivos.

hipocondríaco, -ca

(ipokon'dɾiako, -ka)
abreviación
psicología medicina persona que padece un trastorno mental que tiende a exagerar las enfermedades o dolencias reales y a imaginar las que no tiene Su esposa es una persona hipocondríaca que imagina síntomas de trastornos digestivos.
Traducciones

hipocondríaco

hypochondriac

hipocondríaco

hypocondriaque

hipocondríaco

Hypochonder

hipocondríaco

ipocondriaco

hipocondríaco hipocondriaco -ca

mf person who worries excessively about his or her health, hypochondriac (ant)
Ejemplos ?
Dane Rudhyar, teosofista y compositor, escribió que Scriabin fue "el gran pionero de la nueva música del renacimiento de la civilización occidental, el padre de la música del futuro" (traducido del inglés, Rudhyar 1926b, 899) y un antídoto para "los reaccionarios latinos y su apóstol, Stravinski" y la música "ordenada por la regla" del "grupo de Schoenberg" (Ibid., 900-901). Hipocondríaco de por vida, Scriabin murió en Moscú de septicemia.
Son los mejores amigos de Edward. Samson: Es un conejillo de indias hipocondríaco obsesionado con la limpieza. Tiene todo tipo de alergias y al parecer es el más desafortunado de todo el Campamento.
Según el mismo autor, estas anomalías en su carácter estuvieron originadas en un triste incidente durante su residencia en Roma, cuando fue envenenado por unos rivales envidiosos. No se sabe a ciencia cierta si esta historia era real o simplemente producto de la imaginación del hipocondríaco artista.
Hace años que no leía una novela tan descacharrante como El asesino hipocondríaco», Fernando Iwasaki, ABC; «El asesino hipocondríaco es una de las novelas más originales, frescas, divertidas y exigentes de los últimos años.
Es autor de las novelas El sueño del otro (Plaza & Janés, 2013; DeBolsillo, 2014) y El asesino hipocondríaco (Plaza & Janés, 2012; DeBolsillo, 2013; Finalista del Premio Festival du premier roman de Chambéry-Savoie; Finalista del Premio Mandarache), del libro de microrrelatos El libro de los pequeños milagros (Páginas de Espuma, 2013), del relato largo Pink (PRH Flash, 2012) y de los libros de cuentos De mecánica y alquimia (Salto de Página, 2009; Premio Ignotus 2010 al mejor libro de relatos) y 88 Mill Lane (Alhulia, 2006).
Versión española: Alexis Valdés. Es un hipocondríaco, trasladado al zoológico de Central Park como un adulto joven. A causa de su anterior estancia en el Zoológico del Bronx, Melman cree que él es un hombre de verdad.
En las neurosis de angustia es posible que en forma transitoria se presenten otras manifestaciones neuróticas como las obsesiones, las fobias y las quejas de tipo hipocondríaco.
Al final, al entrar la criada, los encontró a los dos durmiendo a pierna suelta y con las cuartillas desparramadas por el suelo. También era un tipo muy hipocondríaco, siempre hacia grandes pedidos a la farmacia y estaba al tanto de todas las novedades.
Se creía que era un hipocondríaco, tenía una delgada y delicada contextura y prefería las actividades de interior, a los deportes y actividades al aire libre.
Asimismo, el hipocondríaco, al centrar su atención emocional en una determinada función biológica, puede terminar por formar síntomas orgánicos reales (fenómeno psicosomático).
De hecho se le ha reconocido como un hipocondríaco, y se sabe que la única ocasión en la que quedó realmente fuera de la temporada por lesión fue en 1939 por un tobillo doblado.
El hipocondríaco medita constantemente sobre sus síntomas, reales o imaginarios, llegando a percatarse de signos funcionales que normalmente se escapan a la conciencia (intensidad de los latidos cardíacos, funciones digestivas, etc.).