hipercrítico

hipercrítico, a

1. adj. De la hipercrítica emitió un juicio hipercrítico.
2. adj./ s. Se refiere a la persona que ejerce la crítica con mucha dureza o inflexibilidad el hipercrítico Catón no dejó títere con cabeza.

hipercrítico, -ca

 
adj. Propio del hipercrítico o de la hipercrítica.
m. Censor inflexible.
f. Crítica exagerada.
Traducciones

hipercrítico

hypercritical

hipercrítico

ADJhypercritical
Ejemplos ?
Mi gurú era un perfeccionista hipercrítico con sus discípulos, ya fuese en asuntos momentáneos como en los matices sutiles de la conducta.
En A contrapelo (1884), con distintas traducciones, famosa novela que se convirtió en modelo del decadentismo más exquisito, rompe claramente con la estética naturalista; pues las tendencias al artificio por parte del hiperestésico, descontentadizo e hipercrítico protagonista, Des Esseintes, son otros tantos impulsos hacia un ideal de vida.
Ubaldo de Lío estuvo casado toda la vida con Amelia Daneri, con quien tuvo dos hijos, Gabriel y Valeria de Lío. Cicco (2012):, artículo de abril de 2012 en el sitio web Hipercrítico (Buenos Aires).
Antes del cierre de los teatros, todos los papeles femeninos fueron interpretados por chicos jóvenes y el público de los años 1660 y 1670, predominantemente masculino, se sentía curioso, hipercrítico y encantado con la novedad de ver a auténticas mujeres implicadas en réplicas agudas e indecentes e interpretando escenas de seducción física.
Finalmente la acusación se dirige contra el carácter "hipercrítico" de la cultura política moderna, tanto en Adam Smith como su disparador hasta Karl Marx como su continuador, por haber estigmatizado en el público de la democracia de masas a la moral política como una ilusión manipulativa instrumental a los fines de un poder opresivo, cuando en realidad –en términos nietzscheanos– sería a la inversa: incluso si se aceptara que tiene sentido engatusar a una previa población de esclavos, la "justicia" y la "libertad" deben existir previamente como ideales entre los súbditos para que tales conceptos puedan servir como cebo.
Independiente, adogmático e hipercrítico, se rebeló y protestó con energía contra el excesivo escolasticismo de unas universidades en las que Aristóteles era el modelo único y la base de toda investigación filosófica, rechazando en firme cualquier aristotelismo como pura labor de higiene.
Como estudiante de medicina no destacó, más por falta de interés que de talento, y ya por entonces se le apreció un carácter hipercrítico y descontentadizo; ninguna profesión le atraía, solamente escribir no le disgustaba.