hijastra

Traducciones

hijastra

Stieftochter

hijastra

belle-fille

hijastra

stepdaughter

hijastra

figliastra

hijastra

nevlastní dcera

hijastra

steddatter

hijastra

tytärpuoli

hijastra

pokćerka

hijastra

継娘

hijastra

의붓딸

hijastra

stiefdochter

hijastra

stedatter

hijastra

pasierbica

hijastra

enteada

hijastra

styvdotter

hijastra

พี่สาวน้องสาวต่างบิดา

hijastra

con gái riêng của chồng

hijastra

继女
Ejemplos ?
l 21 de Mayo de 1606 se presentó ante un escribano de la imperial villa de Potosí un mestizo nombrado Diego de Valvorde, natural de Lima y de veinticinco años de edad, recientemente casado con Catalina Enríquez, de dieciocho años, nacida en Potosí é hijastra de Domingo Romo...
En estas excursiones acompañábalo invariablemente su hijastra Rosalía, una mozuela de doce años que por lo blanco de la piel, rubios cabellos y ojos claros de un azul desteñido, la morena y tiznada chiquillería de la mina apellidada la “gringa”.
Isabeau había sido prometida por su madre a Pierre, un muchacho agraciado y dispuesto para el trabajo, que siempre se levantaba al primer canto del gallo. La ruin Séraphine, para causarle dolor a su hijastra, despidió a Pierre y le prohibió volver por aquella casa.
Si sólo le hubiese tratado él, ya estaría muerto, y no que ahora me va a fastidiar.» Ella, doña Sinfo, tiene, además de los hijos del primer marido, una hija del segundo, del carabinero, y a poco de haberse casado le decía don Eloíno: « Ven, ven acá; ven, ven que te dé un beso, que ya soy tu padre, eres hija mía...» «Hija, no –decía la madre, ¡ahijada!» «¡Hijastra, señora, hijastra!
La provincia de los menstruos corrientes asígnala el mismo autor en el libro de los dioses selectos a Juno, que es la reina de los elegidos. Lucina, como Juno, con la susodicha Mena, su hijastra, preside la menstruación.
¡Adoración, sacrificios, holocaustos, rabiosos celos, hambres infinitas, apoteosis, canonizaciones y saltos de Leucades, todo, todo te lo ofrece la hijastra de la naturaleza!
Sólo entonces pretenderá del gran Júpiter la Aqueloide suplicante, Calírroe, estos años para sus hijos pequeños; para no dejar que la muerte del vencedor quede largo tiempo sin vengar, 415 Júpiter, por ello conmovido, proveerá estos dones a su hijastra y a su nuera y los hará hombres en sus impúberes años.” Cuando esto con su fatícana boca...
Sin embargo, la sufriente madrastra aguantaba desplantes de su hijastra; la única esperanza que tenía era ver en sus hijas la alegría de poder disfrutar tantas veladas siendo damas gentiles, respetadas, a pesar de la envidia que la rica sentía por Lucinda y Bonitica, sus buenas hermanastras tan gentiles, no obstante siempre los desprecios viles.
Así andaba su vida sin más nota cuando al fin derramó la última gota: enfermo cayó el duque y moribundo se alejó de inmediato de este mundo. Con los ojos en llanto la madrastra le dijo-¡Nos vamos!-a la hijastra, y Cenizosa contestó: -No creas...
Si en esto no te conmueves, desmiéntelo si te atreves. Amor en una madrastra, sí puede haber por su hijastra. Mas todo en la vida es leve y el tiempo corrió tan breve que apenas era un solsticio cuando otro daba su inicio.
Vendió a su hijastra, la vieja señora Rogron, las tierras y la casa que había obtenido en virtud de su contrato matrimonial, para casarse con un médico joven apellidado Neraud, que le devoró la fortuna.
Cuando acabaron las danzas comentaban entre chanzas, hijastra y madrastra juntas de cariño cejijuntas: -Vamos a ver nuestro espejo y ambas con igual gracejo se miraron sorprendidas: como dos gotas unidas; eran iguales de hermosas.