helenización

helenización

s. f. HISTORIA Acción y resultado de helenizar o helenizarse.
Ejemplos ?
No está claro si el rito bizantino fue seguido en alguna diócesis del sur de Italia o de Sicilia antes del siglo IX, pero la gradual helenización de esas regiones, junto con la fundación de numerosos monasterios griegos, debió afectar la vida litúrgica.
Cuando en 726 el emperador bizantino León III el Isaurio transfirió el sur de Italia de la jurisdicción papal a la del patriarca de Constantinopla, el proceso de helenización se volvió más rápido.
La expansión del cristianismo por todo el mundo grecorromano en los siglos IV, V y VI, junto a la Helenización del Imperio bizantino que se produjo en el período, llevó a la creación de una forma literaria única, que combinó influencias cristianas, griegas, romanas y orientales.
La recuperación de la autoridad imperial y la mayor estabilidad de los siglos siguientes trajo consigo también un proceso de helenización, es decir, de recuperación de la identidad griega frente a la oficial entidad romana de las instituciones, cosa más posible entonces, dada la limitación y homogeneización geográfica producida por la pérdida de las provincias, y que permitía una organización territorial militarizada y más fácilmente gestionable: los temas (themata) con la adscripción a la tierra de los militares en ellos establecidos, lo que produjo formas similares al feudalismo occidental.
El derecho bizantino, o legislación del Imperio bizantino, incluso en el periodo en el que se impuso una mayor helenización, fue una continuación del derecho romano, que se codificó precisamente con Justiniano I (Código de Justiniano, Pandectas).
La expansión del cristianismo por todo el mundo grecorromano en los siglos IV, V y VI, junto a la helenización del Imperio bizantino que se produjo en el período, llevaría a la formación de una forma literaria única, que combinaba influencias cristianas, griegas, romanas y orientales (como las del imperio persa).
La población de Segesta se iba mezclando entre los élimos y los griegos jónicos, aunque cada vez cogía más fuerza la helenización con características externas de la vida griega.
Harnack es muy conocido por su inmensa obra Lehrbuch der Dogmengeschichte (3 Vols. 1886–1890), en que caracterizó el dogma como la manifestación de la helenización del cristianismo.
(cuando la helenización llegó a Judea, con los problemas culturales y religiosos subsecuentes, y que pueden leerse en libros como el Libro de los macabeos o el Libro de Daniel), que dicha copia estuviera escrita en hebreo o cuando menos arameo (no griego, la lengua y cultura invasora) y que tuviera un mensaje considerado como inspirado o dirigido al pueblo de Dios (con lo que también algunos libros que cumplían las dos características anteriores tuvieron que salir del canon).
A su juicio, el dogma sería "una construcción del espíritu griego sobre el suelo del evangelio". A partir de Harnack, sus tesis han ejercido una gran influencia y han extendido la idea de la "helenización del cristianismo".
C.) Imperio aqueménida (siglos VI-IV a. C.) Helenización (Imperio de Alejandro e Imperio seleúcida, siglos IV-III a. C.) Imperio parto (siglo III a.
Su objeto era, entre el constante progreso de la helenización de los conquistadores occidentales, recordarles el espíritu de sus antepasados.